corner
Archivo/Navegantes
     
   
a
 


Inicio

 
Ciencia
Lo que nos hace distintos

rescatado por Gandalf
 

Pórtico Luna
12 de Septiembre de 2001.

Científicos del Medical College of Georgia han encontrado diferencias entre la organización del área del cerebro que en el Hombre se encarga del lenguaje y su contrapartida en los primates, desmintiendo que el tamaño sea la única causa de la distinción entre humanos y chimpancés.

Al mismo tiempo, es posible que estos circuitos especiales sean lo que se estropea cuando enfermedades como la esquizofrenia o condiciones como el autismo y la epilepsia afectan al lenguaje.

Es obvio que es precisamente el lenguaje lo que nos hace distintos de otras especies. Encontrar una raíz estructural, según el doctor en psiquiatría y neurólogo Manuel F. Casanova (ver imagen), nos ayudará a hallar a su vez lo que diferencia al cerebro humano del de los primates.

Los investigadores están convencidos de que el secreto se encuentra en la organización del propio cerebro, y por ello han realizado un análisis detallado por ordenador de una unidad funcional básica llamada minicolumna, un grupo de 80 a 100 células cerebrales y los circuitos que las conectan. Dado que en el cerebro hay millones de minicolumnas de este tipo, los científicos se han centrado en el área que creemos se ocupa del lenguaje.

Es aquí donde se han localizado diferencias microscópicas entre las minicolumnas de los humanos y las de los primates. También se han encontrado diferencias entre las minicolumnas del lado derecho y las del lado izquierdo del cerebro humano, que aparentemente no se aprecian en otras especies. Si bien anteriores estudios habían identificado una lateralización cerebral tanto en humanos como chimpancés, las minicolumnas de unos y otros son distintas.

En los hombres, el área del lenguaje se encuentra en el hemisferio izquierdo. Aunque muchas especies pueden comunicarse, sólo los humanos pueden presumir de poseer un lenguaje elaborado. Nuestra capacidad de comprensión de las sutilezas de este modo de comunicación implicaría una especialización que ahora se ha hecho más evidente.

Desde el punto de vista físico, las células cerebrales individuales de los humanos y de los animales avanzados son esencialmente idénticas. Sus cerebros se diferencian sobre todo por el tamaño. La especie más cercana a nosotros, el chimpancé, posee un 99 por ciento de nuestro código genético, aunque el cerebro del Hombre es tres veces y media mayor. Pero hay otros cerebros grandes en la naturaleza que no presentan rasgos de inteligencia como la nuestra, de modo que, para los neurólogos, el verdadero secreto se encuentra en la organización cerebral.

Según lo anterior, es muy posible que ciertas enfermedades, como la esquizofrenia, estén más relacionadas con anomalías de organización que con problemas físicos concretos (como ocurre con el Alzheimer).

Información adicional en:
Medical College of Georgia
http://www.mcg.edu/news/2001NewsRel/casanova.html