corner
Archivo/Navegantes
     
   
a
 


Inicio

 
Tecnología
Microdiodos azules

rescatado por Juke
 

Pórtico Luna


Investigadores de la Kansas State University han diseñado microdiodos emisores de luz que podrían dejar paso en un futuro próximo a pantallas diminutas.

Entre las aplicaciones posibles podemos entrever el transportar nuestro ordenador en el bolsillo, viendo su pantalla a través de unas gafas, la detección militar de sustancias biológicas en el aire con micropantallas montadas en la cabeza, etc.

Los diodos azules desarrollados por Hongxing Jiang y Jingyu Lin tienen la propiedad de ser más eficientes que los LEDs convencionales. De esta manera, colocando centenares de LEDs azules en miniatura interconectados en el mismo espacio que un LED convencional, se puede aumentar la eficiencia en un 60 por ciento.

Con ello se consiguen imágenes nítidas muy pequeñas. Un LED de este tamaño puede tener un diámetro como el de un cabello humano.

Los LEDs convencionales son pequeñas luces que utilizadas en conjuntos pueden dar forma a grandes pantallas y sistemas de iluminación, incluyendo señales de tráfico, carteles de neón o pantallas de televisión en los estadios deportivos. Los LEDs son muy eficientes porque no emiten calor y tienen una larga duración. En comparación, un LED de 15 vatios puede durar, como media, 20.000 horas, mientras que una bombilla de 100 vatios doméstica no pasará de las 1.000 horas.

La mayoría de las micropantallas actuales, como las de los teléfonos móviles, están hechas de cristal líquido o LCDs, que requieren una fuente externa de luz. Lo que han hecho los investigadores es una pantalla semiconductora en miniatura. Son autoluminiscentes, de modo que se ahorra espacio y energía.

Los LEDs azules, sin embargo, aún no estaban disponibles en tamaños microscópicos para ser usados en pantallas pequeñas y éste ha sido precisamente el objetivo de la Kansas State University. Fabricados a partir de obleas de dos pulgadas de diámetro, cada una puede proporcionar 10.000 LEDs.

Usando 100 LEDs en un espacio de 0,5 por 0,5 mm, y apagándolos de forma selectiva, se pueden formar imágenes diferentes. Combinando LEDs rojos y verdes, ya disponibles, con los LEDs azules, se pueden construir pantallas en color. Combinando los tres colores, además, se puede obtener luz blanca, que podría ser muy útil y económica para iluminación. Si todas las luces domésticas actuales fueran sustituidas por estos LEDs, podrían ahorrarse 100.000 millones de dólares sólo en los Estados Unidos, una disminución de las necesidades energéticas que reduciría la contaminación y el calor.

Los tecnólogos proponen ya su uso en pantallas que se colocarían en gafas especiales y que proporcionarían una impresión equivalente a estar viendo un televisor de 21 pulgadas.

Manuel Montes, noticias de la ciencia.

Información adicional en:
http://www.mediarelations.ksu.edu/WEB/News/NewsReleases/led100201.html