corner
Archivo/Artículos
     
   
a
 


Inicio

 
Sociedad
Cómo acabar de una vez por todas con el Partido Popular (III)

por Xavi Garriga
 

Untitled Document

Capítulo 3. (5 de marzo). "Nosotros somos el centro, y ustedes no"

Antes de pasar al tema de hoy, unas palabras sobre la megamacroencuestasondeo que publicó ayer el centro de investigaciones sociológicas. Según los resultados de ese sondeo, el partido popular estaría exactamente situado en la mayoría absoluta (176 escaños). Los demás partidos sufrirían pequeñas variaciones (PSOE al alza, IU a la baja, CIU a la baja, PNV se mantiene y ERC sube mucho) pero nada de eso importa si el PP logra la mayoría absoluta. De hecho, si se alcanza ese resultado, se podrían cerrar las cortes durante cuatro años y esperar a las próximas elecciones, ya que ninguna iniciativa que no sea bien vista por el PP se aprobará y cualquier proyecto apadrinado por los populares, aunque tenga a los 174 diputados de la oposición en contra se aprobará.

Lo interesante del sondeo es que los resultados que plantea no tienen nada que ver con una hipotética previsión de lo que pretende reflejar (de entrada, dada la distribución por circunscripciones electorales, es imposible determinar exactamente el número de diputados que tendrá un partido, es por eso que normalmente se suelen aventurar horquillas). El sondeo es una herramienta electoral que actúa atacando directamente a la psicología del votante. Me explicaré. Los sondeos de verdad (los que tienen los partidos políticos en sus manos) están hablando de una diferencia de sólo cuatro puntos de diferencia entre los dos grandes partidos, así que la táctica de este sondeo es doble: Por una parte consigue movilizar a los votantes del PP que no están seguros de votar, pero que lo harán si ven que la mayoría absoluta está en peligro. Por otra parte, desmoviliza a los votantes del ala izquierda del PSOE, que si ven que no hay ninguna posibilidad de que su partido gane, pueden pasarse a votar testimonialmente a IU, con lo que se ensancha la diferencia entre los dos grandes. Lo dicho, psicología aplicada al arte de los sondeos.

Vamos con el tema del día. Una de las mejores mentiras en las que se basa el éxito del partido popular es haber conseguido convencer a la mayoría de sus votantes de que son un partido de centro. ¿Qué es el centro político? Lo que está entre la izquierda y la derecha. Problema, en la parte izquierda del espectro político español está (partidos minoritarios al margen) el PSOE y más a la izquierda IU. Por la parte derecha, sólo está el Partido Popular. Esto significa que es un partido de centro, de derechas y a la vez de extrema derecha (a diferencia de la mayoría de países europeos, no hay ningún otro partido con representación parlamentaria que se encuentre a su derecha). La base de votantes de extrema derecha del PP es además la más firme y más fiel (es decir, cuanto más a la derecha está el votante, más difícil es que deje de votar al PP o que cambie su voto por otro). Por ello, es a esta clientela a la que el partido debe fidelizar y en sus actuaciones de gobierno a la que más guiños suele dedicar (toma de Perejil, bandera española gigante en Madrid, ataques a los nacionalistas, apoyo a la política internacional de EEUU, dureza con la inmigración, etc.). Realmente, es en campaña cuando se hace difícil pedir el voto a estos votantes y a la vez tratar de captar a los votantes moderados de centro que incluso en algunos momentos pueden haber votado al PSOE. Para ello, el gobierno usa el sistema de campaña doble. Por una parte, Rajoy trata de presentarse como moderado en sus discursos, mientras el expresidente Aznar se dedica a las labores sucias de reconvocar a las huestes patrióticas (no en vano pasea por las plazas especiales, como Ceuta, Melilla o Canarias), gritando invectivas clásicas contra los gibraltareños, los catalanes, los inmigrantes, los vagos, los estudiantes o los vascos. Eso sí, todos ellos se indignan si a algún despistado se le ocurre mentarles su pasado franquista. Una humilde propuesta, que el señor Aznar, ahora en el paro, cree su propio partido, uno de ultraderecha más en consonancia con su verdadero talante y se reequilibre el escenario de fuerzas en la vida parlamentaria (cuatro partidos estatales, uno de izquierda, uno de centro izquierda, uno de centro derecha y uno de derechas de verdad, de toda la vida).

Como siempre, hasta mañana, les dejo con la cita del día:

Es un grave error la condena realizada por el Congreso al levantamiento militar de 1936 y si se habla del 36 habrá que hablar también del 34 y del 31 hasta llegar a la lucha civil más fuerte que ha habido en el mundo, entre Caín y Abel. Yo siempre miro hacia delante y estoy en contra de querer revisar la historia o de juzgarla

Manuel Fraga Iribarne.1999

 

No se pierdan el capítulo de mañana "Programa, programa, programa"