corner
Archivo/Artículos
     
   
a
 


Inicio

 
Cultura
Cuando el universo se expande te puede hacer llegar tarde al trabajo

por Woody Allen
Traducción de Jaime Paz para Porticoluna
 

Untitled Document

Este artículo ha sido extraído del The New Yorker del 4 de Enero de 2004.

Me alivia en gran manera que el universo es finalmente explicable. Empezaba a pensar que era yo. Resulta que la Física, igual que un pariente pesado, tiene todas las respuestas. El Big Bang, los agujeros negros y la sopa primigenia aparecen cada martes en la sección de ciencia del New York Times, y como resultado, mi comprensión de la relatividad general y la mecánica cuántica ahora iguala a la de Einstein –Einstein Moomjy, el vendedor de felpudos.¿Cómo puedo haber vivido sin saber que en el universo hay cosas tan pequeñas que miden la longitud de Planck, que es la milmillonésima de la billonésima de la billonésima parte de un centímetro? Imagine usted que se le cae una de esas cosas en el cine, ¡qué difícil sería encontrarla!. ¿Y qué hay de la fuerza de la gravedad? Si cesara de repente, ¿seguirían ciertos restaurantes exigiendo americana?Lo que sé sobre Física es que para un hombre que está en el muelle, el tiempo pasa más rápido que para un hombre en una barca –especialmente si el hombre de la barca está con su mujer. El último milagro de la Física es la teoría de cuerdas, que ha sido anunciada como TDT, o “Teoría de Todo”. Esto quizás incluiría el incidente de la semana pasada que describo a continuación. Me desperté el viernes y, ya que el universo se expande, tardé más de lo habitual en encontrar mi traje. Esto me hizo salir más tarde de casa para ir a trabajar y, como el concepto de arriba y abajo es relativo, el ascensor fue hasta el tejado, donde fue realmente difícil parar un taxi. Tengan en cuenta que un hombre en un cohete aproximándose a la velocidad de la luz habría parecido que llegaba a tiempo a trabajar – o incluso algo temprano y sin duda mejor vestido. Cuando finalmente llegué a la oficina y me dirigí a mi jefe, Mr. Muchnick, para explicarle el retraso, mi masa aumentó a medida que me acercaba a él, lo cual él se tomó como un síntoma de insubordinación.Hubo una conversación bastante amarga sobre mi sueldo, que, comparado con la velocidad de la luz, es en cualquier caso muy pequeño. La verdad es que, comparado con el número de átomos de la galaxia de Andrómeda, gano bastante poco. Intenté explicarle eso a Mr. Muchnick, que dijo que yo no tenía en cuenta que espacio y tiempo eran lo mismo.

Me juró que si la situación cambiaba, me daría un aumento. Le hice notar que, puesto que tiempo y espacio son lo mismo, y hacen falta tres horas para hacer algo que resulta ser menos de seis pulgadas de largo, no puede venderse por más de cinco dólares. Lo único bueno de que el espacio sea lo mismo que el tiempo es que si viajas hasta los límites exteriores del universo y el viaje dura 3.000 años terrestres, tus amigos estarán muertos cuando regreses, pero no necesitarás Botox.De regreso a la oficina, con la luz del sol entrando a chorros a través de la ventana, pensé para mí que si nuestra gran estrella dorada estallara de repente, este planeta se saldría de la órbita y se precipitaría a través del infinito para siempre: otra buena razón para llevar siempre un teléfono móvil. Por otro lado, si yo pudiera algún día ir más rápido de 300.000 kilómetros por segundo y pudiera recuperar la luz que nació hace siglos, ¿podría regresar al antiguo Egipto o al Imperio Romano? Pero ¿qué haría allí? No conocería apenas a nadie.Fue en ese momento cuando nuestra nueva secretaria, la señorita Lola Kelly, entró. Ahora, en el debate sobre si todo está hecho de ondas o de partículas, la señorita Kelly está definitivamente hecha de ondas. Puedes decir que ella es ondas cada vez que camina hacia el refrigerador de agua. No es que no tenga buenas partículas, pero son las ondas las que le consiguen las baratijas de Tiffany's,.Mi mujer también es más ondas que partículas, lo que pasa es que sus ondas se han empezado a combarse un poco. O quizá el problema es que mi mujer tiene demasiados quarks. La verdad es que últimamente parece que haya pasado demasiado cerca del límite de un agujero negro y una parte de ella -no toda ella, de ningún modo- haya sido succionada hacia adentro. Eso le da una forma bastante divertida, la cual espero que sea reparable por fusión fría.Mi consejo a todo el mundo ha sido siempre evitar los agujeros negros porque, una vez dentro, es realmente difícil trepar hacia fuera y conservar el oído para la música. Si por casualidad usted cae en un agujero negro y, pasando a través, aparece por el otro lado, probablemente vivirá toda su vida una y otra vez, pero estará demasiado comprimido para salir y conocer chicas.Me aproximé al campo gravitatorio de la señorita Kelly y pude sentir mis cuerdas vibrando. Sólo sabía que quería envolver sus gluones con mis bosones de bajo calibre, resbalar con ella a través de un agujero de gusano y construir un túnel cuántico.En ese punto, me quedé impotente ante el principio de incertidumbre de Heisenberg. ¿Cómo iba yo a actuar si no podía determinar su posición y velocidad exactas? ¿Y si de pronto yo producía una singularidad, es decir, una ruptura devastadora en el espacio-tiempo? ¡Son tan ruidosas! Todo el mundo alzaría a vista y me hallaría en una situación embarazosa ante la señorita Kelly. ¡Ah, pero la mujer tiene tal energía oscura...! Energía oscura, aunque hipotética, que siempre ha sido algo que me pone, especialmente cuando una mujer tiene los dientes de abajo por delante de los de arriba.

Yo imaginaba que, si pudiera llevarla a un acelerador de partículas durante cinco minutos con una botella de Chateau Lafite, me quedaría junto a ella con nuestros quantums aproximándose a la velocidad de la luz y su núcleo colisionando con el mío. Por supuesto, exactamente en ese momento me entró una partícula de antimateria en el ojo y tuve que encontrar una cepillo cuántico para sacarla.Lo tenía todo, pero perdí la esperanza cuando se giró hacia mí y habló."Lo siento", dijo. "Iba a pedir un café y un Danish pero ahora no puedo recordar la ecuación de Schrodinger. ¿No es absurdo? Sencillamente se me ha ido de la cabeza.""La evolución de las ondas de probabilidad", dije. "Y si tú vas a pedir, me encantaría un muffin inglés con fotones y té"."Un placer", dijo ella, sonriendo coquetamente y rizándose hacia una forma de Calabi-Yau.Yo podía sentir mi constante de acoplamiento invadiendo su campo débil como si apretara mis labios contra sus neutrinos húmedos. Aparentemente, conseguí una especie de fisión, porque lo siguiente fue levantarme del suelo con un morado en el ojo del tamaño de una supernova.Supongo que la Física puede explicarlo todo excepto el sexo informal, aunque yo le dije a mi mujer que tenía el ojo morado porque el universo se estaba contrayendo en lugar de expandiendo, y sencillamente yo no prestaba atención.