corner
Archivo/Artículos
     
   
a
 


Inicio

 
Sociedad
Cómo acabar de una vez por todas con el Partido Popular (IV)

por Xavi Garriga
 

Untitled Document

Capítulo 4. (6 de marzo). "Programa, pograma, programa"

Pues sí. Este sufrido columnista ha cumplido lo prometido y se ha bajado de la web del partido popular el programa electoral al completo (sesenta y cinco páginas, nada más y nada menos). Después de una hora de estudio, debo confesar que la intriga inicial se ha convertido primero en exasperación y finalmente en completo aburrimiento. Me explicaré; yo esperaba que a partir de este documento se pudieran extraer las medidas que piensa llevar a cabo el gobierno si revalida la mayoría parlamentaria. En lugar de eso me he encontrado con una largísima lista (dividida en introducción, treinta y nueve apartados y conclusión final de intenciones; intenciones por otra parte que suscribirían no sólo el noventa y nueve por ciento de lo votantes sino el mismo porcentaje de los partidos de la competencia.

Luchar contra el terrorismo, acabar con el paro, buscar una economía estable, apoyar a la familia, aumentar la seguridad de las calles y la eficacia de la justicia, mejorar la educación, superar los desequilibrios territoriales, integrar a los inmigrantes y defender un país plural y solidario son nueve de los diez puntos clave de este programa. El décimo, el único que tal vez no todos suscribirían (y por eso antes les hablaba del noventa por ciento), insiste en bajar los impuestos una vez más. Como decía, con los puntos clave del programa no hay demasiada discusión posible, a menos claro que entremos en la letra pequeña. En esta letra pequeña encontramos, por ejemplo, que el partido propone "aumentar la proporcionalidad entre las pensiones y el esfuerzo contributivo realizado". Esto, traducido a un idioma comprensible significa que recalcularán las pensiones a percibir por los pensionistas ampliando hacia atrás los años de cotización, por lo que la media de las pensiones bajará considerablemente. En el mismo apartado, vemos que niegan absolutamente la posibilidad de que las comunidades autónomas complementen las pensiones por su cuenta "en aras de la solidaridad y de la cohesión social de España y para evitar cualquier tipo de desigualdad". Me parece un objtivo loable, pero para llevarlo realmente a la práctica deberían esforzarse también en que el coste de la vida (cesta de la compra, vivienda, etc) fuera el mismo en todo el país.

Interesante particularmente es el apartado de vivienda en el que se limitan a decir que "es esencial facilitar el acceso a una vivienda digna y tener una polìtica de urbanismo más transparente". Fantástico. Ovación cerrada y vuelta al ruedo, sí señor. Esto es como si un detenido por múltiples crímenes se limita a decir ante el jurado que lo que hace falta en este mundo es que la gente se quiera más y se vaya con cuidado con los asesinos. Pero no es menos interesante el apartado dedicado a las drogas, donde en tres páginas dedicadas al tema se hace referencia a mayores penas de cárcel para todo el mundo (traficantes, distribuidores, productores, consumidores, etc.), pero ni una sóla vez se mencionan palabras como información o prevención.

En fin, me gustaría hablar más de la letra pequeña pero se me acaba el tiempo y el espacio. Espero poder dedicar otra de estas crónicas al tema, uno de estos días. Para acabar les dejo con uno de nuestros ideólogos favoritos. Ah, por cierto, mañana, sorpresa.

 

"Mientras la izquierda, como por otra parte nunca dejó de hacer, votaba en masa y aupaba al poder a Salvador Allende. ¡Cuantas desventuras podría haberse ahorrado el pueblo chileno si en aquella ocasión quienes no lo hicieron hubiesen cumplido con su deber!"

José María Aznar López