corner
Archivo/Artículos
     
   
a
 


Inicio

 
Sociedad
El fracaso de la Logse

por Jesús Burrel y Felipe De Vicente
 

Untitled Document

Publicado en La Vanguardia. 08/04/2002.

Un gran maestro de economistas, Gabriel Tortella, al tratar de las causas del subdesarrollo español hasta bien entrado el siglo XX señala la incapacidad del sistema educativo para suministrar el "stock" de capital humano que el crecimiento tecnológico precisaba. Para Tortella, el problema subsiste: "España no parece ni hoy ni en el futuro próximo, consciente de la seriedad del problema y dispuesta a asumir los compromisos y las responsabilidades que la solución del problema requiere".

 La Logse ha perjudicado la formación de las futuras generaciones. Es verdad que estableció la escolarización obligatoria hasta los 16 años (de hecho ya se había conseguido antes), pero no es menos cierto que su aplicación ha traído otros elementos negativos: la promoción automática, un sistema de evaluación complico y burocrático, la falta de recursos al profesorado, el clima de indisciplina... Y, sobre todo, la llamada "comprensividad", o sea, mantener a todos los alumnos en la misma aula hasta, por lo menos, los 16 años o incluso hasta los 18, les guste o no les guste, quieran estudiar o no quieran. Que la Logse no funciona bien sólo lo niegan algunos políticos, sindicalistas y pedagogos de despacho que llevan años alejados de las aulas. Pero ¿por qué ha fracasado la reforma?

 1. Nos aleja de la mayoría de sistemas educativos de los países desarrollados, donde la enseñanza secundaria superior comienza antes o se produce alguna diversificación del alumnado a partir de los 15 años. Además, la secundaria superior tiene una duración de tres años en la mayoría de países (Alemania, Italia, países nórdicos, Francia).

 2. Los centros educativos padecen los llamados "objetores escolares", alumnos de los últimos cursos de la ESO desmotivados para una enseñanza académica tradicional. Una diversificación en el segundo ciclo de la ESO, distinguiendo entre una educación más académica y otra más manipulativa, sería una solución viable. Según un reciente estudio de "La Caixa", un 60% de los padres está de acuerdo en diversificar la ESO. Y en otra encuesta dirigida por uno de los padres de la Logse, Alvaro Marchesi, el 72,5% del profesorado está a favor de crear itinerarios.

 3. Uno de los grandes mitos de la Logse es evitar la segregación porque ello perjudica a alumnos de procedencia social más baja. Pero la verdadera segregación es la que sufren los estudiantes condenados a recibir una educación de peor calidad (los adolescentes españoles se encuentren por debajo de la media de la OCDE en comprensión lectora, cultura matemática y cultura científica, según el estudio PISA). La enseñanza pública secundaria se configura como una red meramente asistencial o complementaria de la privada.

 4. Para entender correctamente la Logse se hace necesario acudir a su filosofía (John Dewey, Freinet y Paulo Freire). La pedagoga sueca Inger Enkvist, que conoce muy bien el modelo de escuela comprensiva, explica que se basa en una filosofía educativa que casi absolutiza al niño o adolescente. Se considera a los alumnos dotados de una autonomía intocable y no se puede hacer nada que la enturbie: repetir curso, diversificar, proponer exámenes, exigir esfuerzo. Incluso imponer una sanción es complicado. He ahí una de las causas del enorme deterioro de la disciplina.

 5. La calidad del sistema educativo está también ligada a la financiación. Pese a su crecimiento, el gasto total por alumno en la secundaria es el 62,5% de la media de la UE ,

 6. La escuela de los países desarrollados intenta hacer compatibles dos objetivos: favorecer la cohesión social y contribuir a formar el capital humano imprescindible para incrementar el nivel de desarrollo y bienestar. Por ello admiten estrategias de diversificación. Llega un momento en que los chicos y chicas pueden y deben seguir itinerarios académicos en función de sus intereses y capacidades, debidamente orientados. Eso, que es normal en muchos países, se concibe como segregador o injusto en nuestro país. Aferrarse a esta diferencia puede ser funesto.

JESÚS BURREL y FELIPE DE VICENTE, Associació de Catedràtics de Catalunya