corner
Archivo/Navegantes
     
   
a
 


Inicio

 
Sociedad
Los científicos franceses desafían al Gobierno con una dimisión en masa

rescatado por Juke
 

Untitled Document

©LaVanguardia 10 de marzo de 2004

Los científicos franceses desafían al Gobierno con una dimisión en masa

Rafforin acusa a la oposición de aglutinar el malestar con fines electorales

Los profesionales de la investigación pública en Francia han consumado su órdago al Gobierno con la anunciada dimisión en masa de varios miles de responsables de unidades de experimentación y laboratorios encuadrados en las universidades e instituciones oficiales.

J. RAMÓN GONZÁLEZ CABEZAS

Corresponsal

PARÍS.- El pulso lanzado por los científicos franceses al Gobierno ha desbordado las peores previsiones. En el día de ayer, más de 2.000 de los 12.000 directores de laboratorio y/o jefes de equipo formalizaron la dimisión de sus responsabilidades de gestión en los centros públicos dedicados a la investigación. Sólo en el sector de ciencias de la vida del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS), donde trabajan 11.575 investigadores sobre un total de 26.000 empleados, se cree que el 50% de sus directores han renunciado. Similar situación afecta al Inserm (salud), con 2.219 investigadores, y al Inra (agronomía), con 1.783. Se trata de las principales instituciones estatales consagradas a la ciencia.

La radicalización del conflicto, que incumbe a más de 100.000 científicos encuadrados en el sector público, sorprende una vez más al Gobierno Raffarin, decidido a adoptar una política de firmeza frente a la rebelión capitaneada por el colectivo Salvemos la Investigación' apoyado ya por 65.000 firmas. Jaleados por el propio primer ministro, que soliviantó al millar y medio de asamblearios reunidos en el ayuntamiento de París con sus agrias declaraciones en "Libération" contra el "mercadeo" electoral y el "monopolio de la inteligenciaª, los promotores del movimiento han puesto en pie de guerra por vez primera en Francia al sector público de la investigación.

Apoyados desde la calle por una ruidosa concentración de varios miles de "batas blancas", unos 1.400 científicos con funciones de gestión aclamaron a mano alzada la consigna de dimisión tras dos horas de debate. Alain Trautmann, codirector del departamento de biología molecular del Instituto Cochin y cabeza visible del movimiento, emplazó directamente a Chirac ante un nuevo ultimátum —el 19 de marzo, dos días antes de la primera ronda de las regionales— bajo la promesa de nuevas acciones de protesta. "Esperamos un fuerte apayo de la opinión pública", dijo Trautmann, respaldado por el éxito de la protesta y el apoyo del 82% de los franceses, según un sondeo publicado ayer en "La Croix".

Pese a las promesas de Raffarin de invertir 3.000 millones de euros suplementarios en los tres próximos años y el compromiso de que el gasto en investigación y desarrollo alcance el 3% del PIB en eI 2010, los científicos franceses han decidido mantener su desafío. Su reivindicación más terminante afecta a los jóvenes investigadores surgidos de las universidades, para los que reclaman más de medio millar de puestos estables con estatuto de funcionarios, además del aumento de la financiación. El presupuesto del Estado consagra este año a la investigación civil 8.930 millones de euros (3,2%). Raffarin, que trata de aligerar la colosal nómina del Estado, alega que el país dedica hasta 73.000 millones al ámbito de la "inteligencia" si se suman los presupuestos de la enseñanza pública no universitaria (55.530 millones) y superior (más de 9.000 millones). Decidido a plantar cara al manifiesto de intelectuales contra la "guerra de la inteligencia", que integra a sectores de la cultura, la docencia y a los propios científicos, el primer ministro afirma en "Libé": Es una maniobra política; la oposición trata de federar el descontento en un periodo electoral, un 'viejo truco' que perjudica, en general, a aquéllos que sufren las dificultades".

La espectacular acción de dimisión en masa amenaza con colapsar la investigación pública francesa. Algunos analistas sospechan que el Gobierno aprovechará la revuelta para deshacerse de los elementos que bloqueen las reformas. En todo caso, el sector atraviesa desde hace años una grave crisis. Un informe de la Inspección General de Finanzas confirma el diagnóstico dado en el 2001 por el Tribunal de Cuentas sobre la esclerosis del CNRS, creado hace 65 años y cuyo modelo se considera ya agotado. Cuatro científicos de relieve, entre ellos los premios Nobel François Jacob (1965) y Jean-Marie Lehn (1987), lanzan en "Le Mondeª un revelador manifiesto por la reforma del aparato científico del país.