corner
Archivo/Navegantes
     
   
a
 


Inicio

 
Exploración espacial
La música del universo temprano

rescatado por Juke
 

Pórtico Luna

Los científicos han reexaminado las imágenes obtenidas durante el experimento BOOMERANG y han descubierto "notas" acústicas en las ondas sónicas que atravesaron el universo poco después del Big Bang.

El telescopio BOOMERANG (Balloon Observations of Millimetric Extragalactic Radiation and Geophysics), instalado en 1998 a bordo de un globo, circunnavegó durante varios días la Antártida, a 37 km. de altitud, proporcionando imágenes de altísima resolución en el espectro de las microondas. Los resultados obtenidos fueron muy interesantes para los cosmólogos que estudian el origen del universo.

Ahora, una nueva revisión de los datos ha permitido afirmar que el universo temprano se encontraba lleno de ondas sonoras que comprimían y enrarecían la materia y la luz, de una forma similar a como las ondas sónicas comprimen y enrarecen el aire del interior de una flauta o una trompeta. Los datos obtenidos por el experimento BOOMERANG nos proporcionan los armónicos de estas ondas.

Los cosmólogos creen que el universo se creó hace aproximadamente entre 12 y 15.000 millones de años, con una enorme explosión llamada Big Bang. El intenso calor que llenó el universo embriónico es aún detectable como un débil brillo de radiación de microondas, llamado fondo cósmico de microondas, el cual es visible en todas direcciones. Todas las estructuras existentes en el universo temprano dejaron su huella como un muy débil patrón de variaciones de brillo en el fondo cósmico de microondas (FCM).

El FCM fue descubierto en 1965 gracias a un radiotelescopio terrestre. En poco tiempo, teóricos americanos y soviéticos predijeron que el tamaño y amplitud de las estructuras desarrolladas en el universo temprano habrían formado lo que los matemáticos llaman "series armónicas" de estructura, impresas en el FCM. En 1991, el satélite COBE descubrió la primera evidencia de estructura de cualquier tipo en el FCM.

Ahora, el BOOMERANG nos muestra una imagen que delata cientos de regiones complejas visibles como diminutas variaciones, de sólo 100 millonésimas de grado, en la temperatura del FCM. Los nuevos resultados confirman la existencia de series armónicas de escalas angulares en las que la estructura se ve más pronunciada.

La presencia de estos picos armónicos apoya la teoría de que el universo creció a partir de una pequeñísima región sub atómica durante un período de violenta expansión un segundo después del Big Bang. De la misma manera que las diferencias de contenido armónico nos permiten distinguir entre una trompeta y una flauta tocando la misma nota, los detalles del contenido armónico impreso en el FCM nos ayudan a entender la naturaleza del universo.

Las imágenes del BOOMERANG cubren sólo un 3 por ciento del cielo. El equipo de científicos tiene prevista otra campaña en la Antártida durante la que se obtendrán imágenes aún más precisas, codificadas en la polarización del fondo cósmico de microondas.

Información adicional en:

http://www.physics.ucsb.edu/~boomerang/

http://oberon.roma1.infn.it/boomerang