corner
Archivo/Navegantes
     
   
a
 


Inicio

 
Tecnología
Computadoras controladas por el ojo humano

rescatado por cTarkus

 

Pórtico Luna

La interacción entre usuarios y computadoras será cada vez más sencilla. Pronto, muchos aparatos serán capaces de interpretar los deseos del usuario a partir de un simple gesto facial.

 

Para que ello sea posible, son necesarios programas adecuados que ya se están desarrollando. Algunos empiezan a estar disponibles gracias a los esfuerzos del Instituto de Física Experimental de Sarov, en Rusia.

El primer y más fundamental aspecto radica en que la computadora debe poder hacer un seguimiento constante de la expresión facial del usuario. Debido a esto, el ordenador debe estar equipado con una cámara de video, preferentemente en color. En segundo lugar, debe disponer de una base de datos de imágenes estándar, que utilizará para hacer comparativas y responder de forma correcta a cada una de ellas. El tercer componente es un programa especial que puede capturar constantemente la imagen de la cámara y hacer un seguimiento de los cambios faciales, interpretándolos.

Una posible aplicación sería el control de una computadora mediante los movimientos de los ojos. En este caso, la base de datos contendría imágenes de ojos. La cámara capturaría la expresión de la cara del usuario y la transferiría al programa, el cual escanearía la imagen, la compararía con la base de datos de modelos oculares y encontraría la región de la cara que se asemeje más a dichos modelos. A partir de ese momento, la cámara sólo mirará dicha región, mientras que el programa se dedicará a comparar cada nueva imagen con las anteriores, listo para responder con acciones concretas. Por ejemplo, si la persona se ha girado, la imagen de sus ojos habrá cambiado. El cambio habrá sido lento y suave, y se habrá producido a lo largo de diversos fotogramas, con lo que el programa deberá revisar varios de ellos hasta detectar cambios reales.

El programa deberá ser rápido porque tendrá que computar entre 25 y 30 imágenes por segundo, estando cada una de ellas compuesta por unos 400.000 píxeles. El objetivo ahora es intentar reducir el número de cálculos necesarios, para que un ordenador convencional, como un Pentium III 450 MHz, pueda encargarse de la tarea.

Las primeras pruebas han tenido éxito y ya se ha visto a un voluntario jugar a las cartas con el ordenador sin tocar el teclado o el ratón.

Información adicional en:
http://www.informnauka.ru/eng/2001/2001-12-14-0398_e.htm