corner
Archivo/Artículos
     
   
a
 


Inicio

 
Sociedad
Cómo acabar de una vez por todas con el Partido Popular (y X)

por Xavi Garriga
 

Untitled Document

Capítulo 10. (12 de marzo). "Los días más largos"

Veinticuatro horas exactas ha durado el fin de las hostilidades. Ayer les decía que las campañas electorales no duran dos semanas sino que nos rodean todos los días del año. Ayer, aparentemente, todos los partidos decidieron dar por acabada la campaña, pero el espejismo ha durado poco y desde primera hora de la mañana de hoy las discrepancias han vuelto a salir a la luz.

Evidentemente, el único beneficiado de ese supuesto fin de campaña era el partido del gobierno, pues aunque no había más mítines ni anuncios oficiales todos los ministros, candidatos y portavoces oficiales se hacían presentes en los medios públicos y privados dando su versión de los hechos. Los demás partidos quedaban así silenciados y sin derecho a réplica, ya que sus manifestaciones serían vistas como sectarias en un momento tan dramático como el que se estaba viviendo.

En esas circunstancias, desde algunos sectores se llegó a proponer el aplazamiento de las elecciones, bajo la premisa de que la sociedad se encontraba en un estado de shock que podía alterar el curso normal de las votaciones. La verdad, no estoy seguro de que sea una buena o una mala idea, pero la presteza con la que el partido popular se ha negado ni siquiera a considerar tal posibilidad es extremadamente sospechosa. Es más, da la impresión de que si por el PP fuera, las elecciones deberían celebrarse hoy mismo.

Los dos días que faltan todavía para la jornada electoral serán muy largos para el PP. Las sospechas de que Al-Qaeda está detrás de estos atentados aumentan a cada hora y por otra parte el entorno de ETA insiste en negar ninguna vinculación de la banda terrorista con los hechos de ayer. Me parece razonable que ni este entorno ni la banda terrorista gocen de credibilidad para el gobierno, aunque conviene recordar que cuando se anunció la famosa tregua de Catalunya el partido popular tardó menos de una hora en asumir como ciertos los mensajes de la banda que dieron los dos encapuchados de rigor.

Asistiremos en las próximas cuarenta y ocho horas a una vertiginosa carrera contra reloj de todos los partidos y de sus medios afines por demostrar las tesis más convenientes a cada uno. Hay unas elecciones en juego y lo importante es medir bien los tiempos. El gobierno tratará de mantener las dudas acerca de la autoría del atentado el mayor tiempo posible, idealmente hasta el lunes. Una vez pasadas las elecciones, probablemente la situación se aclare rápidamente. De hecho, es posible que ETA espere hasta entonces para desmentir o reivindicar el atentado. Sea como sea, tenemos por delante horas muy largas para todos.

En fin, esto ha sido todo por hoy y por esta campaña. Para acabar, una última frase.

 

¡A galopar, a galopar, hasta enterrarlos en el mar!

Rafael Alberti