corner
Archivo/Escritos
     
   
a
 


Inicio

 
Ensayo literario
El lugar del pozo

por Juan Diego Incardona
 

Pórtico Luna

Si existe una densa niebla, todo parece un sueño y ese sueño no es mío, pero yo estoy ahí y alguien me obliga a cavar un pozo en la tierra.

En ese pozo siempre hallo una caja que nunca puedo abrir porque unos hombres, tal vez los dueños del sueño en donde estoy, me obligan, apuntándome con sus armas, a que yo les entregue la caja cerrada. Después se van y yo quedo solo en el pozo. Y siempre me dejan la pala.

Yo pienso siempre que el contenido tan secreto de aquella caja debe ser vital para esos hombres, pero de alguna forma éste me pertenece, porque aunque nunca he visto el interior de la caja, yo soy el que cava.

A veces, el sueño continúa cuando con la pala que me dejan intento cavar otros pozos. Siempre sucede lo mismo: cuando intento comenzar, el suelo hace rebotar la pala como si ahora estuviera hecho de la piedra más dura, cosa muy diferente al pozo de tierra sumisa y blanda que aquellos hombres me obligan a cavar.

Parece, entre aquella niebla y yo, que en toda la tierra hubiera un solo lugar para cavar un pozo.

Muchas veces, cuando no hay niebla y yo creo estar fuera de los sueños, hago planes para poder conquistar aquel pozo. Pero no sé si será porque estoy fatigado o porque no tengo ideas brillantes que mis planes jamás me conforman. Entonces, caigo dormido. Así pues, como siempre, todo otra vez.