corner
Archivo/Navegantes
     
   
a
 


Inicio

 
Bio-Tecnología
Artículo de la Enciclopedia Universal ICR: Clonación

rescatado por Caleb Saunders
 

Untitled Document

Del griego “Klon”, que significa rama, y se usaba en el campo de la botánica de principios del siglo XX para describir el proceso por el que se hacia brota una planta del tallo cortado de otra. Pero aunque la palabra empezó a ser aplicada también a microorganismos, la primera vez que se usó para referirse a una persona o animal completo producido a partir de un sólo progenitor fue en fecha tan reciente como 1963.

La clonación es el proceso por el que se obtiene un descendiente idéntico genéticamente a su progenitor. Los animales que se reproducen asexualmente son un ejemplo de clones naturales. Gracias al avance de las ciencias genéticas, se puede obtener un clon por medios artificiales.

Los clones de animales adultos son creados mediante el proceso conocido como transferencia del núcleo de célula somática. Existen dos variaciones de este método. Son las Técnicas Roslin y Honolulu.

El termino transferencia Nuclear de célula somática se refiere a la transferencia del núcleo de una célula somática a un óvulo. Una célula somática es cualquier célula del cuerpo excepto las reproductivas, esto es: óvulos y espermatozoides.

El núcleo de la célula alberga los cromosomas, que están formados por los genes.

En este proceso, el núcleo de una célula somática es extraído  e insertado en un núcleo no fertilizado al que se la ha extraído su núcleo. El óvulo con su núcleo donado es nutrido y se divide hasta convertirse en un embrión. El embrión es implantado entonces en una madre de alquiler y se desarrolla hasta el parto.

Los primeros experimentos se llevaron a cabo en Alemania en 1938, cuando el Dr. Hans Spemann usó el núcleo de las células de un embrión de salamandra para crear un gemelo idéntico. En 1962 John Gurdon, de Oxford, clonó por primera vez una rana a partir de células adultas. Al año siguiente J.B.S. Haldane usó la palabra clon para referirse a los experimentos de Gurdon.

La Técnica Roslin es una variación de Transferencia Nuclear de Célula Somática que fue desarrollada por los investigadores del Instituto Roslin, en Escocia. Fue el método usado para crear a la oveja Dolly. En este proceso, las células somáticas, con su núcleo intacto, crecen y se dividen intactas y luego son privadas de nutrientes para inducirlas a un estado de suspensión o durmiente. Un óvulo al que se le ha extraído el núcleo es puesto en contacto con las células donantes y son sometidas a un shock eléctrico. Las células se funden y el óvulo se desarrolla en un embrión, que es implantado en un útero.

La Técnica de Honolulu fue desarrollada por el Dr. Teruhiko Wakayama en la Universidad de Hawai. En este método el núcleo de la célula somática es extraído e implantado en un óvulo sin núcleo. Luego es bañado en una solución química y cultivado. El embrión es entonces implantado y se desarrolla hasta el nacimiento.

En 1996, los doctores Ian Wilmut y Keith Campbell, del Instituto Roslin, clonaron una oveja a partir de las células congeladas de un donante adulto. Dolly nació en Febrero de 1997 y suscitó una oleada de discusiones que llevaron a muchos a pedir la prohibición de la clonación humana.

En la literatura el tema de la clonación de seres humanos fue un gran estímulo para la imaginación de los escritores de ciencia ficción. Así, la primera novela sobre clones fue "El mundo de Nulo-A" , de A. E. Van Vogt, publicada en 1945. Le siguieron, muchos años después, “Las Nueve vidas”, de Ursula K. Le Guin, en el año 1969; “Clon” de Richard Cowper,  y “La quinta cabeza de Cerbero” de Gene Wolfe, en 1972; “Joshua, hijo de nadie”, de Nancy Freedman, en 1973; “La guerra interminable” de Joe Haldeman, en 1974; “Tierra Imperial” de Arthur C. Clarke, en 1975; “El hombre Multiple” de Ben Bova, en 1976; o la que probablemente más hizo por popularizar el tema de la clonación: “Los niños del Brasil”, de Ira Levin, en 1976, en la que un fugitivo Joseph Mengele dirigía desde la selva amazónica un plan para reconstruir el Tercer Reich usando para ellos unos clones de Adolf Hitler. La novela conoció una exitosa adaptación al cine en 1978, con Gregory Peck en el papel de Mengele y Lawrence Olivier en el de Simon Wiesenthal.

Mucho más exitosa aún fue “Blade Runner” en la que los androides de la narración de Phillip K. Dick se transformaron en la pantalla en humanos cultivados, los famosos “replicantes”.

Anteriores incursiones cinematográficas no tuvieron tanto impacto, como “Los Duplicadores de Humanos” de 1965, en la que unos alienígenas copiaban y sustituían a seres humanos; o “La resurrección de Zachary Wheeler” de 1971, de argumento obvio una vez visto el título.