corner
Archivo/Navegantes
     
   
a
 


Inicio

 
Tecnología
¿El fin de la Ley de Moore?

rescatado por Fastra
Traducción de J.M. de la Torre para PórticoLuna
 

Untitled Document

Publicado en The Economist.

No es frecuente que el Director Ejecutivo de una de las mayores compañías del mundo hinque una rodilla en el suelo y pida perdón. Y sin embargo eso es lo que Craig Barrett de Intel, el mayor fabricante de chips del mundo, hizo esta semana en una conferencia industrial en Florida. Sólo estaba bromeando, por supuesto. Pero su disculpa por la decisión de Intel de cancelar la próxima versión de su chip estandarte Pentium 4 marca el último de una serie de tropiezos de la compañía, que se ha visto forzada, una vez más, a seguir la dirección de su mucho más pequeño pero crecientemente envalentonado competidor, Advanced Micro Devices (AMD).

En discusión, cuál es el mejor enfoque para hacer chips más rápidos. Durante años, Intel ha incrementado paulatinamente la "velocidad de reloj" de sus procesadores, el más rápido de los cuales corre ahora a 3.4 GHz, o 3.400 millones de "tics" por segundo. Pero ahora ha caído víctima de la ley de disminución de la ganancia. Aunque aumentar la velocidad de reloj incrementa el rendimiento, también incrementa el consumo de electricidad del chip y la necesidad de refrigeración. (Algunos de los PCs de muy alta velocidad usados por jugadores en serio son incluso refrigerados por agua.)

Así, mejor que concentrarse en la velocidad de reloj, Intel ha decidido aumentar el rendimiento de los futuros chips de otras maneras, tales como incrementar la cantidad de memoria caché montada –y, en próximos años, cambiando sus chips a un diseño multicentro. Esto significa poner múltiples centros (en realidad, procesadores completos) en un solo chip. Estos centros pueden correr más despacio, consumir menos electricidad y generar menos calor, mientras colectivamente proveen más capacidad de procesamiento que un solo centro.

"Los Multicentro son la manera de alcanzar rendimiento adicional sin subir los tiempos de reloj", dice Dean McCarron, un analista industrial de Mercury Research. Esta idea no es nueva: IBM, Sun y Hewlett-Packard ya venden computadoras de alta gama equipadas con sus propios chips multicentro. Pero sólo recientemente el software de PC ha sido capaz de explotar los procesadores múltiples.

La decisión de Intel de quitar énfasis a la velocidad de reloj es sólo el último ejemplo de cómo la compañía ha terminado, a regañadientes, siguiendo el camino previamente marcado por AMD. (A principios de año, AMD forzó a Intel a dar un giro de 180 grados en su estrategia para un chip de 64 bits.) AMD ha argumentado desde hace tiempo que hay más mejorar que la velocidad de reloj, y da a sus chips números, dando cierta idea de su potencia. Su nuevo chip Athlon 64 4000+, por ejemplo, anunciado esta semana, corre a 2.4 GHz, pero su nombre implica una equivalencia aproximada con un chip de 4GHz de Intel. Intel está adoptando ahora similares modelos con números.

Habiendo abandonado su obsesión con la velocidad bruta, Intel abraza ahora el enfoque multicentro con gran entusiasmo. Paul Otellini, número dos de Intel, quien se espera que suceda a Barrett el próximo Mayo, dijo el mes pasado que espera que un 40% de los chips de sobremesa vendidos, y un 80% de los chips de servidores, sean multicentro a finales de 2006. El cambio al multicentro, dice, es un "cambio de mar" en computación y "un punto de inflexión clave para la industria".

¿Qué significa todo esto para la Ley de Moore, la regla extraída de la observación y acuñada por Gordon Moore, cofundador de Intel, que establece que la cantidad de potencia disponible a un determinado precio se dobla cada 18 meses? Para mucha gente, la Ley de Moore se manifiesta como un paulatino incremento en la velocidad de reloj de un año al otro. La cancelación de la versión de 4Ghz del Pentium es la más clara admisión por parte de Intel hasta la fecha de que la velocidad de reloj ya no es la mejor medida del rendimiento del procesador: de aquí en adelante, cederá cada vez más protagonismo a otras mediciones. Pero la ley misma, la muerte de la cual ha sido anunciada muchas veces, seguirá vigente. Barrett ha insistido esta semana que seguirá en aplicación por. al menos, otros 10-15 años. Estos es porque los diseños multicentro significan que los rendimientos de los chips pueden seguir incrementándose –incluso si la tan cacareada velocidad de reloj no lo hace.