corner
Archivo/Navegantes
     
   
a
 


Inicio

 
Exploración espacial
MircCorp propone un hotel espacial

rescatado por Gandalf
 

Pórtico Luna


10 de Septiembre de 2001.

La misma empresa que patrocinó algunas misiones en dirección a la estación Mir vuelve de nuevo al ataque, anunciando que va a construir una pequeña estación orbital para uso turístico y científico. Se llamará Mini Station-1.

Según la nota de prensa, MirCorp habría llegado a un acuerdo con las autoridades rusas para hacer realidad este proyecto, que permitiría estancias de hasta 20 días para tres visitantes. Sin embargo, poco después de hacerse este anuncio, los rusos han manifestado que se trata sólo de una exploración preliminar sobre la viabilidad de tal proyecto y que en ningún caso hay nada seguro.

MirCorp tiene una larga historia de anuncios de comercialización del espacio que finalmente no se han hecho realidad, con lo que es lógico guardar una cierta reserva en relación con esta iniciativa. Según esta empresa, la Mini Station tendría una vida útil de 15 años y permitiría la unión de naves Soyuz y Progress a partir de 2004.

El acuerdo se ha firmado entre representantes de MirCorp, Rosaviakosmos y la empresa RSC Energia. Aunque el diseño exacto de la estación aún no está disponible, hay una impresión artística disponible (ver imagen) que nos da algunas pistas.

Lo más llamativo es que las cápsulas Soyuz que llevarán a los visitantes hasta la Mini Station serán las mismas que se emplearán después para servir como naves de emergencia en la ISS. En las actuales circunstancias, ello implica sólo una misión cada seis meses. La cosmonave viajaría hacia la Mini Station, que necesariamente deberá estar en una órbita compatible con la ISS, se uniría a ella para una estancia de un par de semanas, y después se dirigiría hacia esta última, donde se completaría el intercambio de cápsulas Soyuz. Según MirCorp, esto ayudará a Rusia a hacer frente a sus compromisos en la ISS, tanto económicos como materiales.

La Mini Station tiene el aspecto de uno de los pequeños módulos científicos previstos por Rusia para la antigua Mir-2 e incluso para la ISS. Consistiría en un módulo de propulsión del tipo Soyuz/Progress, unido a una sección presurizada esférica, equipada con varios puertos de atraque. El diseño es parecido al observatorio astronómico Gamma, reemplazando el telescopio por el módulo presurizado. El vehículo estaría dotado con varios paneles solares y con sistemas de soporte vital para los visitantes. Las naves Progress trasladarían suministros al complejo, utilizando además su sistema de propulsión para el mantenimiento de la altitud orbital.

Se ha hablado de un coste de 100 millones de dólares, cuya amortización depende del éxito de su comercialización y del número de vuelos que pueda recibir al año, por ahora limitado debido al uso de los vehículos que viajarán a la ISS.

Más información en:
MirCorp