corner
Archivo/Escritos
     
   
a
 


Inicio

 
Ensayo literario
Yo quiero ser un tópico

por Raquel Mateos
 

Pórtico Luna

De Cáncer o de Capricornio, me da igual, que me acusan de ir por ahí siguiendo a mis pies sin mirar. Y es que no somos nada, tenéis razón los mayores, a dónde va a ir el mundo a parar con nosotros, ilusos, que no entendemos por qué siguen vendiendo armas y peleando por el oro negro y destruyendo como Dios manda en vez de hacer la guerra de mentira, que para eso está el Stratego. Menos mal que hay sol y luna para todos, tanto en Estados Unidos como en Afganistán (uff, algo por lo que no pelear)

Y yo quiero que me cuelguen el cartel de tópico y ser el hombre anuncio, e ir por la calle con un calcetín rosa y otro azul y una bolsa de papel en la cabeza, pero que ni se me ocurra cruzar por un paso de cebra sin mirar. Y es que esta juventud no se quiere enterar de lo que vale un peine, y es verdad, que no queremos saber nada de lo que se ha hecho mal, que no nos da la gana continuar. Que ya sabemos que no paramos en casa, y que no tenemos vergüenza y si mucho miedo a que se nos desplome encima la lámpara de araña del hogar familiar. Que ya sabemos que llegamos a las tantas, y que vivimos de noche en los bares y soñamos de día en los parques. Y nos molesta el móvil cuando no tenemos ganas de hablar, y no llamamos por no querer molestar. Que nos cansa estudiar lo que nos llena por dentro si es a vuestra manera y porque sabemos que, vaya tela, es muy difícil que nos pueda dar el pan. Y es que, visto lo visto, tenéis razón, que tal y como está el mundo nos vamos a tener que ir a vivir debajo de un puente si nos queremos independizar, pero ¡no importa! que lo sabemos, y que puestos a pedir, me pido el Acueducto de Segovia y al gusto me lo voy a acondicionar. Y ya estamos en paz.

Y qué queréis, si el mundo hasta ahora ha salido un poco rana y ahora por miedo no dejáis salir a los niños a jugar, que para algo se inventaron los Nintendos, y no nos dejáis desmontar vuestro puzzle para volverlo a empezar. Y qué se le va a hacer si no nos comunicamos, es que nos enseñaron a no hablar mientras no nos pregunten, y en la mesa a comer y a callar. Así que os obedecemos y recogemos en silencio todo lo bueno que os habéis ido dejando por el camino. Vaya una inmensa panda de vagos desmotivados que somos, yogurines de este mundo artificial de ‘mirar y no tocar’. Entonces, si no nos dejáis hacer nada, ¿a qué nos dedicaremos?

YO DE MAYOR QUIERO SER GAMBERRO INTELECTUAL