corner
Archivo/Artículos
     
   
a
 


Inicio

 
Sociedad
Cómo acabar de una vez por todas con el Partido Popular (II)

por Xavi Garriga
 

Untitled Document

Capítulo 2. (4 de marzo). "Ni frío ni calor; déficit cero"

Pregunta del día. ¿Para qué sirve un gobierno? Las respuestas pueden ser variadas, pero para no extendernos en filosofías pasaremos a un bonito ejemplo práctico e ilustrativo.

Imaginemos que en la reunión anual de nuestra comunidad de vecinos el presidente de la escalera presenta el siguiente resultado: "Queridos convecinos, este año no hemos arreglado las goteras, ni pintado la fachada, ni arreglado el portero automático, la acera sigue estando desconchada, el ascensor sólo para en los pisos impares y hemos despedido a la portera. Lo mejor, pero, es que del presupuesto de principios de año nos ha sobrado más de la mitad, así que para el año que viene hemos pensado que podemos bajar las cuotas mensuales".

Esto, más o menos (más bien más que menos), es lo que ha estado haciendo el partido Popular durante los últimos ocho años. Bajo su mandato, los tres pilares de lo público (Sanidad, Educación y Vivienda) se han reducido a la mínima expresión. El argumento del propio gobierno para justificar esto es fantástico. "Como les hemos bajado los impuestos, ahora tienen más dinero para llevar a sus hijos a una escuela privada, porque claro, como la pública es una porquería nadie quiere usarla". Lo mismo con la sanidad y con la vivienda algo parecido "Si, la vivienda es muy cara, pero todos los que tienen una son más ricos que antes".

Volvamos a la pregunta inicial. Un gobierno sirve precisamente para lo contrario de lo que hace el Partido Popular. Debe recaudar impuestos de forma progresiva (es decir, el que más tiene y gana debe pagar más) y usar el dinero público para crear infraestructuras y ayudar a los que no disponen de recursos (especialmente en necesidades básicas como las mencionadas sanidad y educación públicas y por supuesto ayudando a la promoción de viviendas a precio asequible). Por definición, el objetivo de un gobierno no puede ser el déficit cero ya que nunca se invierte suficiente dinero en cosas públicas (otra cosa es que deba tratarse de que el déficit del estado no se dispare) mientras haya pobres, parados o gente sin recursos (que los hay).

Es un chiste lamentable presumir de que se ha obtenido un espectacular superávit público cuando los índices de pobreza son tan fuertes como indicamos al final del artículo, cuando la media de espera para una intervención en un hospital público es de once meses y cuando la edad media de abandono del hogar paterno de los jóvenes roza ya los 30 años.

El objetivo final del Partido Popular aun dista mucho de haber sido alcanzado, pero. Estamos en la fase de sustituir el llamado "estado del bienestar" por el nuevo "estado de la seguridad". Me explicaré, en lugar de una sociedad solidaria en la que el dinero público fruto de los impuestos es redistribuido para garantizar unos mínimos umbrales de bienestar a toda la población, nuestro partido favorito opta por abdicar de sus obligaciones básicas para dedicarse a garantizar la seguridad de la propiedad privada de los que más tienen. Cuatro años más de este gobierno, otras dos bajadas de impuestos y si no les sigue sobrando dinero en las arcas públicas será porque el único gasto que seguro que no perdonan es el de sus sueldos y sus dietas.

Hasta mañana, amigos, pero antes, la cita del día:

En España hay 2.192.000 familias que viven bajo el umbral de la pobreza. Estos núcleos familiares se traducen en 8.509.000 personas. La pobreza en nuestro país supera la media europea tanto en lo que se refiere a extensión (tasas sobre 100) como en población (19.4% de hogares, 22.1% de población) y sólo es inferior a la de dos países de la Unión Europea: Portugal y Grecia.

www.mundosolidario.org

No se pierdan el capítulo de mañana "Nosotros somos el centro, y ustedes no"