corner
Archivo/Reportajes
     
   
a
 


Inicio

 
Cultura
Conociendo a Ikram Antaki

por Biografía y reseñas
 

Pórtico Luna

IKRAM ANTAKI
(1948 - 2000)
por Josué Crespo - http://estrellanet.tripod.com

Ikram Antaki, nació en Damasco, en 1948, en el seno de una familia amante de los libros y el conocimiento. Su madre pasó casi toda su vida estudiando literatura rusa, y su abuelo fue el último gobernador de Antioquia. Siendo portadora de un apellido cuyo linaje se extiende hasta el siglo XI de nuestra era, se cuenta que, a los ocho años, Ikram tenía un cuaderno donde anotaba todos los títulos de los libros que pensaba escribir cuando fuera mayor.

A los cuatro años de edad, ingresó a una escuela de monjas franciscanas Francesas, donde cursó sus estudios básicos y de bachillerato. El rigor y espíritu crítico que caracterizan a la educación gala jugaron un papel fundamental en la vida y obra de la doctora Antaki, quien durante su juventud viajó a Francia para estudiar literatura comparada, antropología social y etnología del mundo árabe. Ya en 1975, abandonó el viejo continente para venir a nuestro país, en donde permaneció hasta su muerte.

Al ser cuestionada sobre los motivos que tuvo para venir a la República Mexicana, la Doctora Antaki recordaba que un día decidió viajar hasta el fin del mundo. Entonces, tomó un mapa y abrió un compás, colocando una punta en su ciudad natal y la otra en el punto más alejado posible...

...el cual resultó ser, precisamente, México.

A pesar de que la antropóloga vivió toda su etapa de madurez en nuestro país, tuvo un hijo y adquirió la nacionalidad mexicana, siempre se autodefinió como una ciudadana de segunda. Su padre, incluso, le repetía, una y otra vez, que un país en donde no pudiera ser presidente no era para ella. Y es que las leyes mexicanas prohíben a los mexicanos por naturalización ocupar puestos de elección popular.

Sin embargo, fue en México donde Antaki descubrió que era —según sus propias palabras- una buena maestra. Publicó 29 libros en Español, Francés y Arabe, entre los que destacan El pueblo que no quería crecer, El espíritu de Córdoba y A la vuelta del milenio además de la serie El banquete de Platón, en la que se recopilaban algunos de los temas abordados por la Doctora en su programa de radio del mismo nombre. También colaboró con los canales de 11 y 13 de televisión, así como en diversas publicaciones impresas...

...pero no fue sino hasta principios de los años noventa cuando -a raíz de su participación en el noticiero radiofónico MONITOR- su obra fue conocida por el gran público.

Indudablemente el estilo de la también conferencista y catedrática fue su mejor carta de presentación. Un lenguaje claro y accesible, además de impecables argumentaciones y uno que otro sarcasmo le permitieron divulgar el conocimiento que ella había recibido a lo largo de su vida. El auditorio de MONITOR y EL BANQUETE DE PLATÓN escuchó en voz de su "maestra" temas tan diversos como la historia de Caín y Abel, el Nintendo, los orígenes del universo, el Opus Dei, los filósofos griegos, etc.

Pero quizá el sello que distinguió a esta mujer fueron sus posiciones —muy bien sustentadas en la mayoría de los casos- poco ortodoxas respecto a los numerosos temas que analizaba. Sólo ella se atrevió a decir que los jóvenes de 1968 habían sido la generación más pobre en el México del S. XX. Sólo ella se refirió a los plebiscitos como un invento de los fascismos. Solo ella dijo que la democracia no tiene cabida, ni en la familia ni en la escuela. Solo ella resistió a la tentación de idolatrar al subcomandante Marcos. Sólo ella nos recordó que el Partido Revolucionario Institucional también tenía cosas buenas...

...solo ella podía habernos deseado, como regalo de año nuevo, "paz y algunos libros".

Quienes conocieron a Ikram Antaki se refieren a ella como una mujer que gustaba de la soledad, que no sabía bailar ni nadar y que prefería estar lejos del glamour que tanto agrada a buena parte de la clase intelectual mexicana (¿verdad Elenita?). El periodista Germán Dehesa fue acertado y drástico, por igual, cuando la definió como una mujer que "lo sabía todo, menos vivir".

En 1999 la doctora Antaki estuvo "clínicamente muerta" durante varios días, situación que la impulsó a publicar tantos libros como le fuera posible, lo que hizo hasta que la muerte la sorprendió el 31 de octubre de 2000. De hecho, tan sólo unos meses antes, había publicado El Manual del ciudadano contemporáneo, un libro donde los lectores conocieron el país ideal con que la escritora soñaba...

...un país que pareciera ser todo lo contrario del México actual

Seguramente la Doctora Antaki se habría opuesto a que una reseña sobre su vida fuera publicada en internet, medio al que siempre miró con reservas, debido —entre otras cosas- a la anarquía y pérdida de privacidad que el ciberespacio representa para los internautas. Es por eso que, en lugar de incluir su fotografía, me permito invitarlos a leer sus libros y escuchar las retransmisiones de su programa radial (todos los miércoles a las 22:00 horas a través de RADIO RED, en el 1110 de AM).

Pero ella también dijo que "nada pasa si no pasa por los medios (de comunicación)". Y creo que quienes contamos con un foro para dar a conocer nuestras ideas, deberíamos preocuparnos más por divulgar el trabajo de personas talentosas y apasionadas por su trabajo que en presentar noticias y comentarios sobre cuestiones tan importantísimas y trascendentes como los discursos vacíos de ciertos políticos y las siempre fallidas predicciones de tal o cual analista económico.

Por la seriedad de sus investigaciones, por la amenidad de sus textos y exposiciones y por su disposición para compartir con los demás el conocimiento recibido, no puedo sino referirme a la Doctora Ikram Antaki como una mujer admirable, como una moderna Scheherezada...

...y como una de las mejores mexicanas en la historia.

 

*******

 

- Ikram, una mujer que nos supo encantar.
Reseña de la conferencia "El Manual del Ciudadano Contemporáneo". 12 de octubre del 2000, en el auditorio del Colegio Madrid, dentro del marco de la XV Feria del libro.

Ikram, una mujer que nos supo encantar.

Soy mexicana por naturalización, cuando uno apuesta a un país es una operación en dos sentidos, la persona apuesta sobre el país, pero quiere que el país la quiera también. En la vida de un escritor, de un pensador profesional hay dos universos, el universo donde no tiene que dar cuenta a nadie, donde puede pensar y escribir sin ni siquiera preguntarse si lo entienden o no, tiene que dar cuenta a su propia consciencia nada más, el resto ya no le incumbe, ahí cabe la poesía, la novela, incluso el ensayo; pero teniendo la suerte de vivir entre libros e ideas, este gran privilegio tiene que pagarse y ahí viene el segundo universo de uno, donde se tiene que dar cuenta, que pagar el privilegio, en donde es la obra de divulgación. En este segundo universo, está El Manual del Ciudadano Contemporáneo, los trece libros, hasta ahora de los banquetes de Platón, la mini enciclopiedia de bolsillo que quise hacer. Esto es mi pago social, yo no imagino el pago social firmando una declaración en los periódicos, sería demasiado fácil, demasiado barato; no lo imagino bajando a la calle haciendo una manifestación y gritando, no es mi trabajo. Sí lo imagino haciendo trabajo de divulgación, ahí es donde funciona la maestra, el título más bello que existió jamás.


El Manual del Ciudadano Contemporáneo es una apuesta sobre el país que escogí hace 16 años, es un trabajo de hecho que me tomó 10 años hacer, no en el sentido que uno se siente durante 10 años a escribir; son ensayos que surgieron de 10 años de reflexion y de trabajo, luego los organicé , los administré, ordené y salió hace 4 meses. Tiene una lógica muy rigurosa, estando en la vida de todos los días, en la vida práctica como todos ustedes y me di cuenta que nuestro inmenso problema, yo no diría que son los niños, son los adultos.

 

Paseando una lata de chiles

Haces un gran ciudadano, haces un país, haces patria, no envolviéndote en una bandera y trayendo o paseando una lata de chiles cuando vas a España; haces país todos los días, pagando tus impuestos, respetando la ley, tomando en cuenta el interés ajeno, teniendo alguna idea del interés común. Cómo se hace eso, no con gritos, cantos y todo lo demás, es una reflexión; decimos, "es que todo mundo piensa", no es cierto. Todo mundo tiene cerebro, pero no todo el mundo piensa, todo mundo tiene patas, pero no todo mundo gana medallas en Sidney, no todo mundo es corredor profesional. Vamos a utilizar el instrumento cerebro, eso no es evidente, tenemos un país que no ama la inteligencia, que no ama el pensamiento; tenemos un país que ha construido su imagen artística sobre la magia, esto es lo opuesto a la razón, bueno vamos a apostar un poco sobre la razón. Todos hablan pero la palabra puede ser ruido, cuando se pone en la palabra la razón, se transforma en argumento, no es lo mismo decirle a una persona que no está de acuerdo con nosotros: "ya chale", "cállate", "esos son ruidos", que darle un super argumento que hasta si es de buena fe podría convencerla.
Por eso empecé mi libro con un capítulo inicial sobre la razón. ¿Qué tiene que ver la razón con El Manual del Ciudadano Contemporáneo?. El invento de la razón es un invento ubicable en el tiempo y en la Geografía; al este del Mediterráneo, en un lugar cercano Atenas, una ciudad estado conquistó muchísimos lugares, se transformó en imperio, pero esta gente que conquistó no eran atenienses,no eran ni siquiera griegos muchos de ellos.

Atenas, había escogido, para administrarse algo que se llama democracia. Cuando se decide escoger la democracia, eso significa que aleja el recurso de la violencia, y no queda más que una sola arma: la palabra.

Para que la palabra sea útil tenemos que poner adentro razones para que el ruido se transforme en argumento, para que todos los hombres de buena fe, esto es una condición esencial, puedan convencerse unos a otros; la democracia es esencialmente discusión, no es sólo la ley de la mayoría como lo entendemos muchos. La ley de la mayoría se da en la jungla, cinco leones fuertes, destrozan a un león solito y débil, esto es la ley de la jungla, no necesitan democracia para llegar a eso, es lo inicial, pero cuando hay discusión y buena fe, con uno que tiene argumentos y que puede con esos argumentos convencer a los demás, entonces puede haber una relación civilizada que es la relación democrática. La vida política en el sentido amplio, es decir, la vida social, la vida política necesita otro tipo de inteligencia que complete la razón, y ésta es la astucia.

Las pasiones

¿Qué es lo que hace que una persona con la cual me puedo entender sobre todo, que es una persona civilizada, que me respeta, que respeto, nos sentamos tomando un café y podemos pasar tres horas bien juntos? ¿qué es lo que hace que esta persona, cuando está en una manifestación, queme carros, rompa vidrios y me puede violentar a mi, si paso, como si renunciara a su pulimiento humano?. Estas son las pasiones de conjunto, las pasiones políticas. Y Àqué han hecho los hombres que han escrito sobre eso?, Àcómo la han domado esta pasión? Tenemos textos desde Confucio hasta hoy. Estos hombres han observado las situaciones políticas y han tratado de encontrarle una vuelta, una manera de domarlas, para no destruir lo que había sido construido.

ÀQué es la democracia? Llevamos cinco o seis años que hablamos de eso todos, sin saber de qué se trata, hay un recuentro de la historia de la democracia. La democracia es una historia vieja. Tiene 25 siglos, como les dije, fue inventada en Grecia pero, saben qué, fue derrotada con la caída de la república romana y durante más de 18 siglos, desde la caída de la república romana hasta la revolución francesa, nadie ha hablado de democracia. Luego volvieron los hombres a intentar una nueva democracia. La democracia moderna que apenas lleva dos siglos, entonces vale la pena saber qué es lo que la hizo fracasar antes, para que no vuelva a pasarnos hoy. Ya ha fracasado, por las pasiones, por la prepotencia, por la ignorancia, por el desprecio a la razón, por la violencia. Hay un gran físico del siglo XIX ,Weissman, que sacó una ley que se llama la ley de Weissman, que dice que no se aprende nada. Bueno, sin embargo, como somos seres de esperanza, a pesar de que sabemos que no se aprende nada, insistimos en enseñar algo, a ver si pega esta vez. Por eso después del capítulo de la democracia viene inmediatamente lo que causó su derrota, la demagogia. Democracia y demagogia, el monstruo que está adentro de cada democracia. .

 

Las trampas

Los griegos la llamaban la menthis. Zeus, se había casado con ella, era su primera esposa, Methis, era la que sabía de trampas. Observaban los griegos cómo funcionaba el mundo animal, veían, por ejemplo, que el zorro entraba en una guarida pero tenía varias salidas para que no pudieran agarrarlo; veían el pulpo que parece que va hacia adelante y va para atrás, y con sus propios tentáculos hecha tinta para crear una noche donde puede protegerse. Estos son animales con methis, con astucia, Zeus se había casado con Methis y cuando vio el tipo de inteligencia tramposo se la tragó; ella estaba embarazada con Atenas, entonces quedó Methis adentro de Zeus, adentro de él, con su hija y la hija fue parida de la cabeza de Zeus; salió toda armada, ya con el poder de su padre y la inteligencia astuta de su madre. Entonces tenemos razón para enfrentarnos a la violencia y tenemos astucia para completar la razón.

La educación

¿Cómo se educa, qué es esta apuesta que hago? Se llama a un educador pedagogo, ¿saben lo que significa pedagogo? Pedagogo es el hombre que acompaña al niño cuando atraviesa el río sobre una barca. El niño abandona la orilla de tierra firme, sube sobre la barca; la barca no es tierra firme es peligrosa, la barca "anda" sobre agua y es difícil andar ahí, pero el niño no está solo hay alguien mayor que él, que sabe un poco más, que le tiende la mano. En esta travesía lo va a llevar hacia la otra orilla. ¿Por qué las orillas y por qué el río? La primera orilla es la naturaleza donde nació, su familia, su casa, su aldea, no sabe más que eso, es la seguridad. La educación es arrancar al niño de su seguridad, la educación es algo muy violento, es quitarte tu seguridad para pasarte al otro lado, el otro lado es el mundo. De todo lo que estabas seguro, se te va a ampliar y vas a estar buscando qué es realmente. El mundo es más grande que tu familia que tu aldea, y vas a pasar sobre el río que no es tierra firme, que es peligroso. El conocimiento es peligroso porque a menos conocimiento más seguridad, a más conocimiento más dudas. El que no tiene dudas, es alguien que no sabe nada. Aquellos que te dicen -yo no tengo la menor duda de que la clase obrera...- , si no tiene la menor duda es que es un burro, el que hace una declaración así, y está negando su propia inteligencia. Yo tengo un "chingo" de dudas. El paso a la duda es la travesía de la educación y entonces trato de ver qué es lo que falló en la nuestra, porque la nuestra ha fallado. Ha habido en este país hombres de una generosidad inmensa que en el siglo pasado que apostaron sobre la educación, y son los grandes reformadores. Hubo una época en que los maestros se llamaban los úsares negros de la república, eran los que defendían la república. Todo mundo sentía que era un honor casar a su hija con el maestro del pueblo. Hoy es un insulto, es el maestrito, nadie lo respeta, y él mismo ya no se respeta tanto, ¿qué es lo que falló?. De ahí viene la forma de nuestra educación, la laicidad, ¿de donde salió que somos una escuela laica? No se trata de decir abajo los curas, no es eso. La apuesta de la laicidad es una apuesta de dos sentidos, una hacia el saber libre, el conocimiento libre, ya no hay respuestas mitológicas, divinas. Otra hacia la administración de la ciudad terrestre donde aquellos que tienen el poder espiritual no tienen nada que ver. Una sobre cómo administrar la ciudad terrestre, la otra sobre cómo buscar el conocimiento del mundo , y en ambos campos hemos escogido, no dejar a la respuesta mitológica ocupar el lugar de la razón humana.

1948

Luego viene, es una secuencia muy rigurosa, la paz, porque, miren yo vengo de un país en guerra, la gente que nació el mismo año que yo, en 48, no ha conocido en su vida un sólo día de paz, porque en 48 empezó la guerra con Israel, ustedes tienen una suerte inmensa , no conocen eso, nada puede funcionar en estado de guerra, en estado de guerra se suspenden todos los derechos, incluso el derecho a la razón, entonces la base que hay que tener, es la declaración de paz. Viene el capítulo de la paz, ya tenemos una declaración de vida conjunta sin uso de armas, ¿qué viene inmediatamente después?, algo para volver la vida menos insportable, el derecho. Nosotros que tenemos en este país un lenguaje de niñitos, cada cosa que no nos queda bien decimos, -es que no es justo-. Lo justo es lo que queda con mis intereses, porque el derecho toma en cuenta varios puntos de vista y si no, no es el derecho. El derecho escucha las partes, pero no sólo escucha, averigua, es policiaco, el derecho funciona según uno, la presunción de inocencia no al revés, yo no tengo que probar mi inocencia. Yo soy presuntamente inocente, tú que me acusas tienes que probar mi culpabilidad, sino la vida sería insoportable, luego funciona según el secreto de la instrucción porque basta, que él diga que robé el banco de México para que se eche a perder mi vida, se destruye mi familia, se destruye mi trabajo, se destruye la totalidad de mi vida, por eso se adopta el secreto de la instrucción. Cuando ya comprueban que sí robé el entonces que salga a luz pública. Pero no antes de comprobar nada sino estamos haciendo injusticia, no justicia.

La mentira

¿Por qué mentimos tanto?, ¿qué es la mentira?, ¿se puede no mentir jamás? Es fácil decir sí, y es fácil decir no. Hay grandes pensadores que trabajaron sobre la mentira, los esenciales fueron Kant y Augusto Compte. Tenían posiciones opuestas. Tenemos también páginas espléndidas de Platón que cantan las virtudes de la mentira política. Puedo decir a un ejército que está perdiendo, que no va a recibir la ayuda que esperaba y arriesgarme a que pierda realmente?, ¿o tengo que mentir para impulsarlo y que gane? Hay muchas preguntas como éstas que hacía en sus discusiones Sócrates con la gente que venía a consultarle. El conformismo social, finalmente es ser muy conformista estar en un grupo de 200 o 300 personas y aplaudir al mismo tiempo que ellos. El conformista no es el que dice -sí viva la revolución, vivan los zapatistas- si todo mundo dice viva la revolución, vivan los zapatistas, no hay ninguna revolución. Todo mundo está de acuerdo, no hay riesgo. Pero si uno se atreve en estos 200, a preguntar -oigame ¿por qué?, ¿de qué estamos hablando?-, arriesgarse a que lo traten de reaccionario fascista, - pero si estoy tratando de entender y pido argumentos, quizá me convenzan, hasta pueden tener la sopresa de que esté convencido o puede ser que no me convenzan, quiero comprender y utilizar la razón.- Durante 70 años en la Unión Soviética hubo gente de acuerdo con todo, y decían -viva la revolución- y el no conformista era el que no decía -viva la revolución-, era el que se atrevía a que lo llevaran a la cárcel.

Prohibido prohibir

Todo eso que les estoy diciendo es exactamente lo contrario de lo que estoy viviendo. No hay secreto de instrucción, no hay presunción de inocencia y los medios están aumentando esta injusticia básica. El derecho es la proclamación de nuestra maldad, parte del principio de que cualquier persona, puede ser un delincuente en potencia.

Yo soy de esta generación que se negó a decidir cualquier autoridad, como muchos de los papás aquí supongo y muchos de los maestros, prohibido prohibir y todo este cuento. Los sesentayocheros y nuestros hijos piensan que somos héroes por haber dicho estas mafufadas, y no es cierto nada de eso, es allá donde desaparce la autoridad legítima que se pone en su lugar la autoridad de contrabando. Hay por ejemplo dos autoridades básicas, naturales, la autoridad del padre y la autoridad del maestro, donde desaparece esta autoridad viene y se instala la autoridad del jefe de pandilla, el jefe del grupo de los amiguitos, la autoridad de contrabando. ¿Por qué son autoridades naturales la del padre y la del maestro? Porque están basadas en la absoluta desigualdad, hay aquí uno que sabe algo de la vida, que mantiene al otro, que da todo y otro que no da nada, hay desigualdad en el aporte de la relación. Yo papá, te crío, te doy, te mantengo, tú me das tu sonrisa, hay que reconocer que no es igual. Yo maestro estoy diciendo a este recién llegado al mundo, que es el joven: -mira, éste es nuestro mundo, tú no vas inventar el fuego, esto se hizo en ciencia, física, en literatura, en filosofía, le voy a dar todo lo que se hizo antes, esto se llama conocimiento, pero en el método del conocimiento, hay desigualdad. En estas autoridades iniciales no puede instituirse una relación democrática porque la relación democrática es un asunto de paridad, son pares, la relación democrática está basada sobre un asunto esencial de autoridades esenciales.
También hay autoridades falsas, por ejemplo las autoridades del espectáculo. Una idiota bonita que sale en la televisión todos los días, tiene autoridad, se transforma en autoridad moral, firma... no sé qué, en lo periódicos, dice su opinión cuando ni ha opinión llega, entonces hay que cuidarse de esta transformación de la autoridad.

El primer poder

La cuarta parte habla del poder. Otra vez la semántica. -yo estoy contra el poder-, -espérame, ¿quién es el que tiene el poder hoy?- Hace 10 años, el ejecutivo decía a la prensa, -tú dices esto-. Hoy los ministros, los secretarios de estado hacen cola para pedir a un locutor que los reciba y él dice - no, ese me cae mal-. ¿Quién tiene poder? Un locutor de radio o de televisión, (vamos, de radio, que es el mundo que conozco mejor ), tiene diario un noticiario que va entre dos y cuatro horas, donde habla absolutamente de todo, desde deporte, hasta arte, política , cultura, ejército, lo que gusten. El presidente de la república habla cinco minutos a final de años y ni lo escuchamos. ¿Quién tiene más poder?, ¿quién es el que tiene poder? Un locutor puede llevar a la calle una manifestación que destruya absolutamente todo lo que hay en la ciudad. Un presidente no lo puede hacer, ¿quién tiene poder?. Entonces, vamos a ver dónde quedó el poder. No hablar del poder en general sin entender de qué estamos hablando. El poder cambia de mano. Hay gente que dice, -el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional-, son instituciones que salieron de la segunda guerra mundial, tiene 50 años y ya ni pintan. El gran poder económico ya no pasa por el Banco Mundial, ni por el Fondo Monetario Internacional, pasa por la finanza "por la libre". Un tipo como Sorus, sentado en calzoncillos al lado de su piscina puede causar la crisis de la moneda británica, no pasó por el Fondo Monetario, no pasó por el Banco Mundial, entonces hay que saber antes de hablar. ¿Quién es el poder? Hicieron las grandes revistas europeas y americanas, una lista en principio de año sobre quiénes son los 50 hombres más poderosos del planeta. No había un sólo presidente, ni un solo ministro, ni un solo electo. Los 50 hombres más poderosos eran hombres de los medios, de la cibernética y de la finanza "por la libre". Entonces dejemos de hablar como tontitos, informémonos antes y luego sobre esta base, decidimos. Tenemos absoluta libertad de decidir pero sobre un saber. Ahora hay una enfermedad infantil de la época, bajamos a la calle y preguntamos a la señora que está haciendo sus compras en el mercado, -oiga señora, ¿qué piensa usted sobre el Banco Mundial?-, -pues éste....está bueno, no es que....está muy mal, nos hace mucho daño-. Nadie se le ocurrió preguntarle a la señora, -oiga señora ¿qué sabe usted del Banco Mundial? La pregunta antes es ¿qué sabe usted?, no ¿qué opina? La opinión es el más bajo nivel de la inteligencia. La reflexión es el alto nivel de la inteligencia. Por eso en este libro que es contemporáneo, hacia el final hay un capítulo importante sobre los medios, los medios son un poder escencial, yo pretendo que ya no es el cuarto, es el primero.

Cierro el libro con un capítulo que explica cómo surgen y cómo se destruyen las civilizaciones. Las civilizaciones son inventos humanos. No son asunto natural, pueden morir. Hubo grandes civilizaciones que ya no existen, ustedes prácticamente no saben nada de Cártago. Cártago fue una inmensa civilización, desapareció. No saben nada de los babilonios, desaparecieron. Es el sentido más noble de la palabra conservar, conservar de la cual viene la palabra conservador, que muchos de ustedes piensan que es un insulto. No es un insulto. Se conservan las herencias, se conservan los edificos, las artes, se conserva la finura, para no volver a ser bestias. La masa es lo contario del pueblo. Es el invento de esta época nuestra. La masa es anónimo, el pueblo no es anónimo, por eso hay que cuidarse de la degradación de los conceptos. El pueblo está hecho por individuos responsables. La primera prueba de su responsabilidad es cuando va a votar, firma, firma con nombre, tiene tarjeta tiene identidad, la masa no tiene nombre, por lo tanto tampoco tiene responsabilidad. ¿Quién se hace responsable del coche quemado?, ¿de la señora que estaba pasando por aquí embarazada y que acaba muerta?, nadie se hace responsable, es la masa. Esto es lo grave, lo grave está en la degradación de los conceptos causada por este siglo, es este siglo que hizo todo este desmadre, pensamos que era una palabra noble. Mire yo fui comunista durante muchos años, pero muchos, no fui un compañero del paso, es decir, sé de qué estoy hablando, pensabamos que masa era el ennoblecimiento del pueblo, es la degradación del pueblo, es la negación de la responsabilidad, es decir, del hecho de ser un hombre maduro, ante los demás y ante la ley. Para eso no encontrarás un sólo pensador decente que te respete la palabra masa, todos sabemos que es muy peligrosa, el problema es que también los medios no se dirigen al pueblo, se dirigen a la masa. Cuando te dicen, "el rating", ¿de qué estoy hablando?, estás poniendo a voto el bien y el mal de lo que estoy ofreciendo, estás poniendo al mismo nivel el número de gente que me está escuchando o está aceptando el producto que les ofrezco, al mismo nivel que el sufragio universal.

Hay que cuidarse mucho de los instrumentos nuevos que se están ofreciendo, son deus , rating, estos no se dirigen al pueblo, se dirigen a la masa, son anónimos, el sufragio no es nunca anónimo.

Los medios es aterrador, por eso el penúltimo capítulo es de medios. Hace 5 años, si hubiera hecho este libro no habría el capítulo de medios, ahora lo hay, porque son terribles, lo que hacen es terrible, están negando todo el sistema de derecho para empezar. El gran desorden que hay en nuestro sistema de derecho se debe a los medios. Los medios no tienen la formación de jueces, ni de abogados, ni de policías, pero basta con que salga una acusación en ocho columnas para que se destruyan vidas.

¿Qué es un Estado?

En cada capítulo viene el sí y el no, lo que hay que tomar y lo que hay que desechar, después de eso viene esta institución esencial que se llama el Estado. Muchos creen que son muy politizados, cuando dicen -yo estoy en contra de las instituciones; yo estoy contra el sistema, yo estoy contra el estado, yo estoy contra el gobierno- y mezclan todas esas palabras en una misma cuando no son la misma cosa, entonces antes de todo vamos a definir los términos, gobierno, no es estado, tú pagas tus impuestos al estado, no al gobierno. Al estado no puedes destruirlo porque habrá un caos que no permite la vida después, un gobierno lo puedes quitar, no es lo mismo. ¿Qué es un Estado?. Es la única forma que hemos encontrado en nuestra modernidad, para hacer convivir gente que no tiene nada que ver junta, de manera más o menos pacífica. La relación familiar es una relación natural, biológica, la relación de clan es indirectamente una relación biológica, incluso la relación de la aldea es una relación ampliada de la biología, generalmente en una aldea prácticamente todo mundo es pariente de todo mundo. En un Estado pones a él y a mi, que no tenemos absolutamente nada en común, a ser miembros de una entidad mayor que nos une. Es un invento artificial, ya no es natural y funciona, por lo pronto ha funcionado el estado moderno en los últimos doscientos años y aún no hemos inventado algo que funcione mejor, está hoy en decadencia y en todas partes. Defiendo este Estado en decadencia porque no tengo nada que poner en su lugar, porque temo el vacío que va a dejar, y me vale más que ir inventando alternativas para no quedarme en el aire, para no volver a la época del medievo donde cada varón era un estado en sí, con su ejército, cortaba los caminos, ponía su ley, porque en lugar del Estado es lo que puede existir. Luego viene la república que es la forma que hemos inventado para nuestro Estado, podría no ser república, podría ser una monarquía, podría ser una monarquía republicana, bueno, nosotros hemos escogido para nosotros mismos la república, ¿cual es la diferencia entre ella y otras formas de estado?. Es que ésta no reconoce ningún poder divino, no hay paso de poderes de uno al hijo de otro, no hay desición del más allá, aquí todos, en teoría, podemos ser jefe de la república. Lo que hace entonces una república digna de este nombre, la primera cosa que hace es instituir el intrumento básico de la igualdad, la escuela. Sólo después de todos esos capítulos puedo llegar a decir qué es el civismo hoy. Es decir, estoy anunciando un título al cual llego al final de la tercera parte del libro, porque no podía empezar por decir qué es el civismo hoy, sin definir todos esos términos que acabo de explicarles.

 

Cómo controlarlos

Es que no se trata de controlarlos, tampoco hay que controlarlos, surgieron en el siglo XIX como defensa del pueblo, de aquellos que no tenían voz y fueron valientes, fueron heróicos. Lo que pasa con los medios es exactamente lo que pasa con lo movimientos de liberación nacional, son heróicos mientras están fuera del sistema, cuando llegan al poder se vuelven ministro de gobernación. Ahora son poder ya no son heróicos, entonces de ¿qué se trata?, los humanos no hemos aún inventado mejor forma para cuidarnos del abuso de poder que no fuera la ley, entonces hay que legislar sobre los medios. Hoy un médico que olvida una cosa adentro de tu panza, bueno, le quitan su licencia y ya deja de ser médico y si cometió un error mayor acaba en la cárcel, paga cuentas. Los absolutamente impunes son la gente de los medios, no tienen absolutamente ninguna legislación y cada vez que hablas de legislar empiezan a gritar -nos van a reprimir, cuidado ley mordaza- ya no estamos en eso, la libertad de prensa se tiene que defender sistemáticamente, yo digo no sólo la libertad de prensa, la libertad de expresión, es parte de la dignidad del hombre la libertad de expresión, pero tu no puedes ser el único gremio impune de toda la nación, entonces hay que legislar, y nada de que código de ética, porque es que como si dijeras a los ciudadanos - se me portan bien ¿eh?-, pues no, no es así, hay una ley y si matas los ponemos en la carcel. Nada de que se me porten bien porque lo dejas a juicio personal.

La ignorancia que se ignora

Toda ética empieza por ser una semántica, tenemos que preguntarnos si estamos de acuerdo sobre los mismos términos, si estamos entendiendo lo mismo, por ejemplo, es muy común, a partir de mi generación y seguramente las siguientes, decir, -oye pinche burgués- y pensamos que es un insulto, ¿ustedes saben cuál es la historia de la burguesía?, ¿saben qué es un burgués?. Tiene ocho siglos de historia, y es la clase más fascinante que existe, que jamás haya existido. Ahí el hijo de un panadero, es decir, hijo de pobres, no hijo de príncipes, porque trabaja, porque tiene astucia, o inteligencia o las dos juntas, porque es calculador, porque es luchón, se transforma en dueño del pan bimbo; éste es el burgués, es el que rompe el dictamen del destino y ésta es la aventura de la burguesía. Entonces antes de utilizar los términos vamos a saber de qué estamos hablando, no sólo utilizar los términos.

Saben que la ignorancia no es un problema muy grave. La ignorancia, que sabe que es ignorancia, es muy accesible, quiere aprender generalmente. La que es peligrosa, es la ignorancia que se ignora, es el pequeño saber, el que piensa que sabe porque sabe apenas algo, y entonces empieza a discutir y ya no es accesible ya no abre sus puertas.

Es lo que pasa muchas veces en las discusiones que tienen los jóvenes y los menos jóvenes, éstos que se pretenden politizados, por ejemplo: leyeron tres líneas, citan a Marx, no leen a Marx porque Marx es muy difícil, citan a Lenin, no lo han leído tampoco, no saben de historia. Tienen tres cositas en la cabeza, las manejan así, a lo bestia, y ya las saben: esa es la ignorancia que se ignora. El problema es que en un sistema democrático es la ignorancia mayor. Esos se ponen a decidir y hacen mayoría, generalmente hay un filósofo y tres mil ignorantes, y los tres mil ignorantes son lo que ganan. Este es el gran problema de la democracia. La ley del bulto. No la ley de la razón.

 

 

La tecnología

Aquí no es un asunto de voluntad o no voluntad. El gran florecimiento científico y tecnológico es lo que permitió el poder de los medios.

Es a la vez dinero y poder adentro de los medios. ¿Con quién tiene que dar cuenta el que utiliza el medio? El jefe del medio no tiene que dar cuenta conmigo, no tiene que dar cuenta a la constitución, tiene que dar cuenta al Sr. Aguirre, al Sr. Ibarra, al Sr. Serna, bueno ¿quién los escogió a aquellos, quién voto por ellos?, ¿cuál es la calidad moral de esa gente? Generalmente tienen una licencia no terminada, porque somos el país de las licencias no terminadas, de universidades de cuarta, y con eso se dan el derecho de opinar sobre absolutamente todo y manipular 6 millones de personas todas las mañanas. Está canijo, está grave, nadie tiene un poder tan inmenso. Entonces no culpes a la tecnología, hay que ordenar el uso del poder. A más poder, más regulación. Cuando los medios no tenían poder no necesitaban una regulación porque no lo tenían, pero si lo tienes y aumenta necesitan algo que para este poder, que lo limite. Sí hemos puesto limitaciones al poder del presidente de la república, se llama Constitución, ¿por qué no lo vamos a poner a los medios?

No es tan complicado, se necesita una condición escencial, la buena fe. Ahora esta historia de la comunicación necesitaría otra conferencia pero eso sería para otra vez, yo pasé mi vida en el mundo de la comunicación, finalmente trabajé más en el mundo de la comunicación que el mundo académico y tengo muchas dudas después de tantos años, sobre si existe realmente la comunicación. A mí me paran en un super o en la calle y me dicen -ay señora, no sabe cómo la admiro, estoy totalmente de acuerdo con ustedes, especialmente el otro día cuando dijo eso-, pero yo no dije eso, pero no sólo no dije eso, es que dije exactamente lo contrario-. Escuchan lo que quieren, sin embargo porque somos insistentes y que ésta es nuestra dignidad de hombres apostamos sobre la comunicación, pero somos también seres de razón que dicen -bueno, la historia prueba, y algo sabemos de historia, que no hay garantía en la comunicación, no hay ninguna garantía-. Ahora estos tres factores, es como hablan los economistas, hay tres razones, una, dos, tres, no, no es así, primero te voy a decir que me expliques lo qué es el alma, entonces tu dijiste -alma, razón y sentimientos-, espéreme ¿qué es el alma?. Lo que hacía Sócrates siempre era tratar de definir los términos, vamos a ver si nos estamos entendiendo sobre los mismos términos, luego sobre los conjuntos de términos y luego hablamos. Esta es la base de la ética, vamos a estar seguros de qué estamos hablando, le segunda condición es no dejar pasar nada. Cuando estaba yo en el partido comunista nos decían mucho crítica y autocrítica, salvo que nos gustaba criticar y que los demás hagan su autocrítica, no, se trata de autocritica, personal, no dejo pasar nada pero tampoco me dejo pasar nada, autocuestionamiento y nada, nada de resumir; sintetizar es mucho más noble que resumir. Yo les decía simpre a mi alumnos, sintetizar no es hacer cortito, es hacer sacar lo esencial de un asunto. Resumir es otra cosa. Yo no sabía que en mi vida iba a ser maestra en los medios. Yo durante muchos años fui maestra en el doctorado de antropología y luego me dí cuenta que puedo hacer exactamente lo mismo frente a mil personas, exactamente lo mismo. Nosotros cometemos en la academia un gran pecado, dejamos la seducción en manos de los imbéciles. Es decir, no nos preocupamos por ser encantadores, hacemos creer a los que nos escuchan que un intelecutal, un pensador, una persona inteligente, es necesariamente aburrida, no es cierto. Somos muy excitantes, son ellos los aburridos, pero hay que tener el "know how", el arte, hay que saber encantar. Este sí se aprende, es una tecné, decían los griegos, algo que se aprende, es lo que enseñaban además los sofistas, tenían escuela para enseñar a hablar. Se cuenta que Kepler era el peor maestro del universo, era un gran sabio pero no sabía enseñar, porque el rigor del saber, más algo de encanto, no nos hace daño.