corner
a
 



 

 

 

 
Le llamaban Pedro Jota (y VI)

 

Pórtico Luna

Tras la victoria del PP en las elecciones del 3 de Marzo de 1996, Pedro Jota se encuentra en una situación inédita para él: por primera vez desde la fundación de El Mundo no tenía a un gobierno hostil enfrente.

En la semana Santa de aquel año se le ve en un balcón junto a José Mª Aznar, pletóricos los dos ante el aplauso enfervorecido de la multitud.

"No se sabe lo que me está costando convertir en alternativa a un chico que no tiene madera.". Es una frase atribuida a Pedro Jota a principios de los noventa. Ahora el chico era Presidente del gobierno y había llegado el momento de cobrarse los favores pasados.

A finales de 1996 se presenta en sociedad el proyecto de plataforma de televisión digital por satélite más tarde conocida como Vía Digital. Lideran el proyecto TVE, Antena 3 y Telefónica, y entre los accionistas minoritarios, con un simbólico 1%, está El Mundo.

Aquello terminó como el rosario de la Aurora tras el Pacto de Nochebuena entre Asensio y Polanco, que provocó la primera de las Guerras Digitales. Paradójicamente, Asensio había sido el elegido por el gobierno para vertebrar un grupo mediático afín, papel que desempeñaría a partir de entonces Telefónica.

A partir de 1997 es cuando comienza la expansión de El Mundo como grupo multimedia, paralelamente al desembarco de Telefónica en la comunicación. Poco a poco se va tejiendo una complicada red de alianzas difícil de desenmarañar.

En 1998 surgen los primeros problemas serios: Sexo, Mentiras y Cintas de Vídeo. Al escándalo del famoso vídeo pornográfico con números de travestismo y escatología ( eufemísticamente llamado video sexual, no sin cierto cachondeo), se suma el de la entrevista concedida por Luís María Anson a Santiago Belloch y publicado en la revista Tiempo.

En ella el veterano conspirador monárquico, publicista, ex-director de ABC y por entonces presidente de Televisa España se despachaba a gusto con sus antiguos miembros de la AEPI y denunciaba, o mejor dicho, confirmaba, la existencia de una conspiración para echar a Felipe González del poder mediante una estrategia coordinada de acoso y crítica constante desde sus respectivos periódicos y emisoras. Conspiración en la que el propio Luís María Anson habría participado gustosamente hasta que esta extendió su campo de acción hasta la Zarzuela con el objetivo de proclamar la Tercera República, cuya constitución habían redactado a cuatro manos Antonio García Trevijano y Joaquín Navarro Esteban, para luego proclamar presidente al primero.

Acto seguido, se denunció una serie de reuniones entre Pedro Jota; el abogado de Amedo y Domínguez, Jorge Manríque; y Francisco Álvarez Cascos, en el despacho de este último, en Mayo de 1997, como parte de la conspiración destinada a imputar a Felipe González en el Caso GAL. La reunión fue desmentida por Pedro Jota y Jorge Manríque, pero no por Álvarez Cascos, pese a los requerimientos en sede parlamentaria.

También durante los primeros meses de 1998 se publicó una carta en la sección de Cartas al Director de EL Mundo, firmada por Francisco Álvarez Cascos, y en la que requería la destitución de una corresponsal, Ana Gallego y añadía, textualmente: "... tienes mi respeto profesional como director de El Mundo y una deuda personal conmigo demasiado profunda para que se pueda solventar con decoro.".

Por lo demás, el año 98 no fue demasiado aciago para Pedro Jota. El Mundo se convierte en segundo periódico por difusión; factura 35.476 millones de pesetas; obtiene unos ingresos publicitarios de 17.000 millones y unos beneficios de 2.282 millones de pesetas.

 

En 1998 aparece Ediservicios M-2000, que edita la revista de Vía Digital, la revista de divulgación científica Newton, y la de viajes Siete Leguas. Otra filial, Ediciones Arlanza edita La Aventura de la Historia y Descubrir el Arte.

Finalmente, da el salto a la televisión con Mundo Producciones Audiovisuales, que produce y comercializa reportajes televisivos de denuncia en la línea del veterano 60 minutos .

Para redondearlo, en 1999 Pedro Jota y los fundadores venden el 30% de las acciones que conservaban a Recoletos, editora del deportivo Marca, obteniendo unas plusvalías de cientos e incluso miles de millones.

Recoletos es propiedad del grupo británico Pearson, participado a su vez por Telefónica.

Por si no fuera poco y pese a haberse desprendido de las acciones, Pedro Jota consigue blindarse en la dirección del periódico por diez años y los fundadores mantienen sus privilegios al extender a Recoletos el pacto que mantenían con Rizzoli-Corriere della Sera desde1991.

Y en el 2000 llega la apoteosis. Una cascada de concursos otorga a El Mundo un verdadero grupo multimedia por mandato gubernativo.

El 10 de Marzo, Unedisa obtiene una licencia de radio digital y otra de telefonía vía radio como integrante del consorcio Sky Point, en el que participa con un 15% junto a Recoletos, Isolux, Comunitel y Star One.

El 25 de julio inicia las emisiones de radio digital para Madrid y Barcelona.

El 16 de Septiembre Unedisa presenta una demanda por competencia desleal contra el grupo Prisa al haber contratado este al 68% de la plantilla que editaba la edición digital de El Mundo, incluido su director.

El 14 de Octubre, Unedisa y Nortel Networks crean una empresa conjunta para el desarrollo de Internet Móvil.

Y por último, el 24 de Noviembre Veo TV, participada por Unedisa y Recoletos con un 25% cada una, obtiene una licencia de televisión digital en abierto en un nuevo concurso del gobierno en el que el otro concesionario fue Prensa Española, editora de ABC y del que quedó fuera el Grupo Godó y Planeta.

La última noticia al cierre de este extenso dossier está fechada el 17 de Enero de 2001. El Mundo, Recoletos y Onda Cero asocian sus emisoras de FM y extienden la colaboración a la radio digital.

Así marchamos por la senda del pluralismo. Y así nos luce el pelo.