corner
a
 



 

 

 

 
Defiende tu queso

 

Pórtico Luna

Hace unos días he podido leer un libro del que había oído hablar mucho, se trata de "¿Quién se ha llevado mi queso?" de Ken Blanchard. Este libro ha tenido un gran éxito en Estados Unidos, y parece que también lo está teniendo en nuestro país. Entra dentro de la gama de libros denominados de auto-ayuda. Con una lectura superficial del libro, puedes llegar a la conclusión de que realmente es un libro escrito para ayudar a toda persona que viva en un país en expansión económica. Sin embargo, una lectura más profunda deja ver que es una herramienta estupenda para hacernos olvidar que aun se puede luchar por unos derechos.

Para todos aquellos que no lo hayan podido leer haré un breve resumen. La esencia del libro es un cuento, hay algo mas de materia por delante y por detrás pero simplemente es una ayuda para interpretar bien el cuento. El cuento trata de dos ratones y dos humanos de pequeño tamaño (y quiero decir pequeño, del mismo tamaño que los ratones para ser exactos) que viven dentro de un laberinto. Dentro de ese laberinto se mueven buscando queso. Un día encuentran una gran fabrica de queso y todos viven felices allí, hasta que un el queso se acaba. Al acabarse el queso los ratones, que aunque son mentes simples (o precisamente por eso) han estado siempre alerta y listos para volver a buscar queso, salen de inmediato a buscar más, y no tardan en encontrar. Los pequeños humanos, mucho más inteligentes, han perdido la costumbre, y además le tienen miedo al laberinto, y no solo eso, creen que si su queso ha estado siempre allí tiene que volver a estar, y sería injusto que no estuviera. Van muriéndose de hambre hasta que uno de ellos decide vencer sus miedos y salir a buscar queso, en un recorrido lleno de penurias, que es en realidad un viaje interior, consigue encontrar más queso, y estar desde entonces preparado para cuando alguien se lo mueva.

El libro esta lleno de esas frases lapidarias que tanto gustan en Estados Unidos. Según nos explica su autor, el queso es solo una metáfora, puede ser un trabajo agradable, puede ser el bienestar personal, una familia feliz, etc. En realidad, a lo que mas se refiere es a los cambios en el trabajo. La moraleja del libro es que no hay que acomodarse en el trabajo, sino vigilar siempre, y estar preparado para moverse cuando las cosas no son como solían ser.

Visto así parecen buenos consejos, pero entrando en el símil del cuento vamos a destriparlo un poco. Cuando el queso desaparece los ratones no se preocupan de porque (cosa lógica, solo son ratones), pero la verdad es que los humanos no hacen mucho más, solo se enfadan porque ya no está. Si queremos hacer una comparación con el mundo real, además de ratones y humanos debemos añadir un nuevo elemento, las ratas, y evidentemente los ratones y los humanos han de trabajar para poder coger el queso, nadie da nada por nada. Las ratas se dedican ha llevarse el queso si que nadie lo sepa y sin trabajar. Quizás incluso sean las que mandan en la fabrica de queso o las dueñas, poco a poco se van llevando más queso para ellas, poniéndose bien gordas y con un pelaje estupendo. Las ratas no tienen problemas cuando se acaba el queso, siempre hay más para llevarse en otro lado. Si seguimos las comparaciones las ratas echarían la culpa a los humanos y a los ratones de que su almacén de queso tuviera menos queso del que han previsto, es algo demostrado que los ratones y los humanos cuanto mas viejos más comen y menos trabajan. Lo solucionarían despidiendo a un ratón y a un humano para reducir costes de queso. Evidentemente esto no solucionaría el problema, como las ratas solo se dedican a comerse el queso, y no ha buscar una manera de que allá más queso para todos, el queso seguiría disminuyendo. Así que finalmente decidirían cambiar el almacén de laberinto, "dicen que hay un laberinto allí al lado donde los ratones y los humanos comen la mitad de queso y hacen los mismo" dirían, y en unos días se llevarían su almacén de queso al nuevo laberinto.

Al principio, los humanos y los ratones del laberinto viejo podrían seguir buscando, adaptarse a los cambios y encontrar un nuevo almacén dentro de su laberinto, claro que las ratas de allí ya no les dejarían entrar si seguían comiendo lo mismo, les obligarían a comer menos queso y a trabajar más. Pero aun así seguirían viviendo mejor que los habitantes del otro laberinto. Pero al final las ratas de este almacén de queso pensarían también que su queso esta en peligro, y se irían al nuevo laberinto, y así poco a poco, una a una. Al final los humanos y los ratones lo tendrían muy difícil para conseguir encontrar almacenes de queso, si es que lo conseguían.

Según el libro, lo que tenemos que hacer es movernos y buscar más queso, sin preocuparnos de nada más. Error, si es cierto que hay que vigilar el queso, y olerlo muy a menudo para ver que aun sigue allí. Pero a la que veamos que una rata se mueve y empieza a llevarse queso a escondidas, lo que hay que hacer es morderla para que no lo haga. Claro que es difícil, las ratas son más grandes y más fuertes, y uno solo no puede hacer nada, pero si se juntan varios humanos y varios ratones, entonces la que tendrá que salir corriendo es la rata. Y cuando veamos que las ratas intentan llevarse los almacenes a otros laberintos, también debemos morderlas, más fuerte aun, para que les quede claro que no pueden hacerlo. Y además tenemos que explicar a los habitantes de los demás laberintos el queso que comíamos nosotros de ese almacén, porque si todas los humanos y todos los ratones comemos el mismo queso por el mismo trabajo, las ratas no ganarán nada moviendo sus almacenes.

Mi escrito de hoy es más fácil de entender habiendo leído el libro, por eso mi consejo de hoy es que lo leáis. Ojo, eso no quiere decir comprarlo, nada más faltaría que encima le diéramos más queso a esa rata. Pedidlo prestado a un amigo, sacadlo de una biblioteca, o buscadlo por Internet, donde ya ha sido "liberado", pero sobre todo no lo compréis.

KUNTA KINTE