corner
a
 



 

 

 

 
Multinacional

 

Pórtico Luna

En la sala de juntas de un gran edificio acristalado de una importante capital, un grupo de personas se reúnen. Cualquiera que los vea pensaría que son gente normal, pero en realidad son los responsables de una de las más poderosas multinacionales del planeta.

Uno de ellos estudia con cuidado las gráficas y los análisis financieros. Esta claro que tiene un problema, un problema serio. Según los analistas su grupo de empresas va a ganar un 0.001 % menos de lo previsto para este año. Aunque eso no quiere decir vayan a perder dinero, seguirán teniendo unos beneficios altísimos, pero no cumplir con los objetivos anuales siempre ha tenido consecuencias. Posiblemente pierda su puesto y se convierta en un ejecutivo menor.

Tiene que solucionarlo y ha de hacerlo ya. Una adecuada reducción de gastos haría que no solo llegará a los objetivos si no que incluso los superase. Presenta a los analistas la solución, durante una horas, sofisticados programas analizan todos los pros y contras de la propuesta, finalmente deciden que es operativa.

La propuesta consiste en el traslado de la mayor planta productiva de un país a otro. El nuevo país tiene muchas menos cargas de impuestos y además los gastos de personal sufrirán una reducción importante. Esto entre otras numerosas ventajas.

En un pueblo situado en un país relativamente rico, un padre de familia de 45 años recibe asombrado la notificación de su empresa. Después de 25 años de trabajando para la empresa y dejándose su piel día a día, solo una breve nota en la que se indica que la planta en la que trabaja cierra a final de mes, y que puede pasar a recoger su finiquito. Todos sus compañeros han recibido la misma carta.

Vienen días de lucha y dialogo, las autoridades, sindicatos, trabajadores y dirección de la planta hablan y hablan. Pero la decisión es clara. Toda la negociación se limita a conseguir algo más de dinero en las indemnizaciones de los trabajadores.

Muchos de los compañeros no lo ven tan mal, consiguen algunos millones y además pueden buscar otro trabajo, puede que incluso montar alguna empresa propia, en otro lugar claro, este pueblo no es el sitio adecuado. El pueblo creció alrededor de la planta de producción, prácticamente todo el pueblo vive de ella, directa o indirectamente. Con el cierre de la planta conseguir trabajo en el pueblo va ha ser imposible, y montar un negocio en un pueblo arruinado es una mala idea. Así mucho se irán.

Con 45 años las cosas son mucho más difíciles, dos hijos en la universidad, dos hipotecas, y un coche recién comprado. El dinero de las indemnizaciones desaparecerá con preocupante rapidez. El paro no durará lo suficiente, y las ayudas familiares son una miseria. Y con 45 años los hay pocos trabajos que pueda encontrar, y los que hay están pagados miserablemente. Este hombre pasa de tener una vida agradable a entrar en un túnel negro del que no sabe que salida hay. Y se pregunta ¿por qué?

En un país recientemente unido a la democracia un joven trabajador se dirige hacia la flamante nueva planta de producción. Llevaba un par de años sin trabajo, ha sido una gran suerte que esa empresa haya decidido construir esta planta justamente aquí. Les han prometido trabajo y un sueldo justo. Es cierto que también les piden que trabajen 10 horas, pero más trabajaba en el campo y no tenía ni siquiera la mitad de los beneficios, y eso cuando tenía alguno. Por fin podrá dar la entrada para un piso, y pensar en casarse con su novia. Tendrá que pagar la hipoteca hasta que se jubile, pero ¿qué problema podría haber? Esta planta se quedara para siempre aquí, y el es un buen trabajador, no hará nada que pueda hacer que lo despidan.

Un primo suyo entro a trabajar en una empresa similar recién construida y lo echaron, pero es que fue tonto. ¿A quien se le ocurre participar en una huelga? Total porque las medidas de seguridad eran bajas y cuatro compañeros habían muerto en un accidente. ¿Le había pasado algo a él? ¿No verdad? ¿Entonces por qué se mete donde no le llaman? Ahora él está en la calle, y nadie le va ha ayudar a dar de comer a su familia.

El joven está muy agradecido a su empresa, su vida era un túnel de monotonía con pocas posibilidades de prosperar, pero ahora se tiene un futuro.

Y la historia se repite. Todo parecido con personas reales o no, es pura coincidencia...o no.

KUNTA KINTE