corner
a
 



 

 

 

 
El Eternauta - 003

 

Pórtico Luna

"Veinte años no son nada...", decía el tango.
¡Joder, si lo son!

Hoy quiero lazar al aire algunas preguntas. Como ejercicio retórico, nada más. Tampoco creo que pudiera esperar una respuesta.
¿Os habéis fijado en que la edad de las radios libres de esta ciudad - Barcelona - ya pasa de venerable y se aproxima a provecta?
¿Y que gran parte de los referentes culturales que marcaron su nacimiento han pasado a mejor vida?
¿Qué fue de aquel viejo proyecto de una televisión libre? ¿O de aquella utópica prensa autogestionada?

Bueno... Sabemos como acabó el Diario de Barcelona - el viejo Brusi. O Liberación.
A lo que me refiero es que todo el impulso creativo arrollador de hace dos décadas ha desaparecido sin dejar rastro. Como tanto en tan largo tiempo. Y sinceramente... no creo que a la mayoría le importe.
¿Alguien se acuerda de aquel anunciado proyecto de Ruiz Gallardón de legalizar las radios culturales de Madrid y que duerme el sueño de los justos en algún cajón?
Sí. Ya sabemos que era Ruiz Gallardón y que es del PP. Pero no nos sintamos tan ufanos porque lo que es aquí, ni siquiera anuncio hemos conseguido. Y que Pujol se plantee soltar una frecuencia ya es una quimera. ( me lo imagino como Charlton Heston, gritando: "Sólo me la quitaréis de mis manos frías y muertas").

Todo esto viene a cuento del artículo que comentamos hace unas semanas y en el que se denunciaba un intento de privatizar el espacio radioeléctrico para uso y disfrute de unas pocas multinacionales.
"Sí, eso era en América - me diréis - y allí son unos fanáticos del mercado". Pero es que resulta que aquí no estamos muy lejos de esa situación.
Mientras que la ofensiva en EE.UU. se centra en la FCC (Comisión Federal de Comunicaciones) y su facultad de reservar espacio radioeléctrico y del cable para emisiones de Acceso Público, en España vemos como, pese a ser el espacio radioeléctrico propiedad del estado, su uso está casi exclusivamente en manos de las empresas - con conexiones con el gobierno de turno, para más inri.
Ahora Aznar anuncia la liberalización total de la televisión local.

Es la última batalla, señores.
Si hay que plantarse, que sea ahora.

Por eso, desde este espacio y desde todos los medios que se quieran sumar, lanzamos una campaña para obligar a la administración a reservar por ley el 20% del espacio radioeléctrico y de la capacidad del cable para uso comunitario en régimen de Acceso Público y en condiciones de transparencia e igualdad de oportunidades.

Va a ser duro, pero vamos a por todas.

¡Excélsior!

El Eternauta