corner
a
 



 

 

 

 
La opinión sin papeles, "¿Qué derecho tienes tú a hablar de esto?"

 

Untitled Document

A estas alturas no pocos de ustedes se estarán planteando la  fidelidad de estos textos, considerando que el arriba firmante no tiene opiniones que se deban tomar seriamente. Así que en lugar de justificar los conocimientos de uno -que sería caer en la trampa- voy a acudir al bueno de Noam Chomsky, que por dos motivos esenciales es un pilar básico de esta columna.

Noam Chomsky es un lingüista, es decir, una persona especialmente interesada en los complementos circunstanciales de lugar que tan nerviosos nos ponían al subrayarlos en el bachillerato. La lingüística es, considero, un vehículo importante para entrar en el funcionamiento de la mente humana, principalmente porque Freud me convenció de que muchos de los procesos mentales están basados en el lenguaje con la curiosa situación de que en particular el subconsciente se siente muy inclinado por los juegos de palabras y, para entendernos, por los chistes malos. Increíble pero cierto.

Chomsky es famoso por haber desarrollado la Gramática Generativa, una disciplina que ya tiene medio siglo de existencia y que- me van a permitir condensar en un resumen breve y basto- estudia cuándo notamos espontáneamente que una frase está mal construida, más allá de los conocimientos gramaticales que tengamos.

Pero Chomsky nos interesa más por los artículos que, fuera de su especialidad, escribe acerca de política, esencialmente de política internacional, y que sirven para poner en evidencia los anzuelos que asoman en los telediarios y que mordemos con fruición. Los artículos de Chomsky son, en mi opinión, un prodigio de condensación de los contenidos y un ejemplo de la estructura básica de un texto a la hora de defender la tesis del artículo. En consecuencia, para las personas corrientes y molientes como nosotros, Chomsky es famoso como analista. Un analista acerado, mordaz y brillante.

Por supuesto, los artículos de Chomsky levantan sistemáticamente ampollas dentro del pensamiento único, o sea, del grueso de los comentaristas sociales. La actitud de Chomsky, que es la que en cierta medida ha impulsado "Enamorado de mi módem juvenil", aparece en sus propias palabras en el libro "Noam Chomsky- Conversaciones con Mitsou Ronat" en un párrafo que no me resisto a transcribir :

«He sido invitado a menudo por distintas universidades» –nos dice Chomsky en la página 47- «a hablar de Lingüística Matemática en seminarios de matemáticos. En Harvard, por ejemplo. Nadie me ha preguntado jamás si yo poseía las referencias intelectuales apropiadas para hablar de estos temas: los matemáticos hacen caso omiso de esto, lo que quieren saber es qué tengo para decir. Nadie se ha presentado, después de la conferencia, a preguntarme si yo tenía un doctorado en Matemáticas, o si había hecho cursos de Antropología. Esto ni siquiera se les ocurría. Querían saber si yo estaba equivocado o tenía razón, si el tema era o no interesante, si había algún medio mejor. La discusión giraba en torno al tema, no a certificados. En cambio, constantemente, en los debates políticos sobre el estado de la sociedad o de la política exterior americana, Vietnam o el Medio Oriente, me objetaban: “¿qué títulos tiene usted para hablar de estas cosas?” Según los doctores en ciencias políticas, gente como yo, considerada como intrusa desde un punto de vista profesional, no está habilitada para hablar de tales asuntos. Compare usted las Matemáticas y las Ciencias Políticas: es sorprendente. En Matemáticas, en Física, se preocupan por lo que uno dice, no por los títulos. Pero para hablar de la realidad social, se necesitan diplomas: no se preocupan por lo que uno dice.»

Ahí, en alguna parte, está el motor que mueve estas líneas.

¿Eh? Sí, de acuerdo. Ya me callo.

La mala herencia de la Marvel

Mi exceso en el consumo de tebeos de superhéroes me ha llevado a una serie de malas costumbres, como la de aprovechar los números, digamos, redondos, para hacer variantes juguetonas. De ahí que haya aprovechado el número 25 del módem para esta especie de declaración de intenciones (y de corta-y-pega considerable) que espero me disculpen.

El libro "Noam Chomsky- Conversaciones con Mitsou Ronat" publicado por Gedisa. Y una enorme parte de la obra de Chomsky se puede encontrar –en inglés, eso sí- en http://www.zmag.com