corner
a
 



 

 

 

 
El Fórum de Barcelona: Fuegos de artificio

 

El Fórum de Barcelona: Fuegos de artificio Si usted vive en Barcelona, sabrá que próximamente vamos a padecer una de esas temibles aglomeraciones de gente, que la ciudad parecerá las Navidades en un centro comercial, un concierto gratuito en plena fiesta mayor, una de esas absurdas colas de voluntarios que se derriten por trabajar para el ayuntamiento. Si usted no vive en Barcelona, quizás le habrán llegado voces de que aquí se va a celebrar una especie de algo que no se sabe exactamente que es, pero que tiene que ver con la cultura.

Pues déjenme que les diga que yo vivo en Barcelona y que, a un par de meses vista, todavía no sé qué demonios es esto del Fórum. Les contaré que desde los pasquines, la publicidad y los medios de comunicación se me ha informado de que vendrá el Sr. Perestroika, unos cuantos grupos de música, que habrá teatro y cosas por el estilo y que el alcalde está muy contento y cree que Barcelona, a partir de ahora, será una de las grandes ciudades del mundo y bla, bla, bla. También he visto una foto en los periódicos de la gente que forma parte de la cultura barcelonesa y que se ha apuntado al Fórum: permítanme decirles que no hay absolutamente nadie que, a mi entender, aporte algo interesante a la cultura.

Eso sí, bien cerca de casa hay grúas y ruinas hermosas en su monstruosidad, que un día serán edificios tipo Benidorm (o cualquier otra zona de turismo costero salpicada de largos bloques de cemento en primera línea de mar), por lo que no es difícil deducir quien o quienes serán los más beneficiados de este Fórum de las culturas que bien podría llamarse Fórum de la Especulación, siendo más realistas y sinceros, cosa que agradecería bastante. Si van a construir igual y a nadie parece importarle demasiado, ¿por qué no llamar a las cosas por su nombre?

Es curioso, además, porque las únicas críticas positivas a este evento fantasma no las he leído en la prensa local ni las he oído a la ciudadanía, si no en boca de personas que viven muy lejos y que han oído a las sirenas. ¡Átense a los palos! Lo del Fórum es un engañabobos. Aunque hace poco, en el metro, tuve ocasión de escuchar la conversación entre dos jóvenes melenudos con botas de ante girado, que se quejaban de que el ayuntamiento quiere prohibir las reuniones de músicos percusionistas en un parque público y que esa misma tarde iban a asistir a una manifestación en contra de la guerra de Irak. Al final uno le dijo al otro: pues lo siento mucho, pero yo voy a comprarme el bono para el Fórum. En ese momento no iba armada, una no es nadie sin un teclado y una pantalla en blanco, pero le disparé mentalmente.

En pleno preparativo de este circo, siguen desalojando casas ocupadas que funcionaban como centros sociales, y mientras se llenan la boca de pluralidad, interculturalidad y cus-cus con curri, siguen practicando su política clasista. ¿El Fórum de la Hipocresía? Ese también sería un título apropiado. Personalmente entiendo mejor como intercambio cultural la melodía de un músico del este tocando un extraño instrumento en la calle o el menú asiático-mediterráneo de un restaurante chino, que esta parafernalia deforme que están montando en Barcelona por la que, encima, van a cobrar entrada.

El consejito de belleza de hoy: si tiene pensado viajar hasta esta ciudad, hágame caso, gástese el dinero del billete en cualquier otra cosa más productiva como un abrigo de rebajas o un tratamiento de belleza…o viaje algún lugar en el que no se le venda gato por liebre (si es que queda alguno). Si ya está aquí, huya, y si no puede, haga el favor de no seguir el juego al Fórum de las Culturas, que se vende como solidario pero está comprado por multinacionales. No caiga en la trampa.