corner
a
 



 

 

 

 
El NODO

 

Pórtico Luna

La mayoría de noticias que repasan en los informativos televisivos (las que hay antes de los deportes) suelen ser trágicas y descorazonadoras. Pero parece que la peor, la más fantasmagórica, la más espeluznante de la historia del mundo, haya sido la acontecida en Nueva York en estos últimos días. Ciertamente no es una buena noticia que desaparezcan miles de personas en circunstancias tan espantosas, como no lo son las miles de muertes y desastres que ocurren cada día en el resto del planeta.

Sin embargo, me pregunto cual será el verdadero motivo de tanto patriotismo, de tanto sensacionalismo y de tanta propaganda política que destilan los informativos televisivos. Parece un nuevo NODO, más moderno y actual, pero en el mismo estilo. En vez de un glorioso Francisco Franco repartiendo bondades, tenemos a un país que es tratado como el dueño del mundo. Y lo cierto es que no me veo de pie frente al televisor entonando emocionada el himno americano. Por favor, con lo que engordan las hamburguesas.

Me sorprenden las noticias sobre el estado mental de los norteamericanos. Van al psicoanalista para superar la tragedia. Debieron tener las consultas llenas en Hiroshima y Vietnam. Y también me dejan indispuesta las respuestas que han empezado a darse entre la población yanqui. Ciudadanos norteamericanos de origen árabe e hindú son atacados. El terrorismo puede ser cruel, pero la venganza no es un dulce de nata. Y no me dejan indiferentes las imágenes de las torres partiéndose en dos. Y no por su espectacularidad ni por su triste consecuencia. Lo que me escama es que las pongan una y otra vez. ¿Querrán causar un tipo de estrago en particular?, ¿porqué no repiten cada día las imágenes de niños con las panzas infladas por el hambre o las personas enfermas de SIDA que no pueden acceder a medicamentos cuyas patentes pertenecen a grandes multinacionales farmacéuticas?

Sospecho que al novo NODO no le interesa que fijemos nuestra vista en el producto de nuestro tan amado occidente, si no que prefiere que nos entreguemos en cuerpo y alma al sentimentalismo más hipócrita del que seamos capaces. Y si el NODO explica así las cosas, es porque hay quienes quieren que así sea.

El consejito de belleza de hoy: Seque sus lágrimas, señora. Deje de llorar, caballero. No porque desluzca su natural belleza, si no porque debe reservar su llanto para las atrocidades que aún están por venir.

 

Sandra Miralles