corner
a
 



 

 

 

 
Otro timo es posible

 

Pórtico Luna

El simple hecho de que políticos izquierdosos de distintas cuerdas, informativos de televisión, emisoras de radio y grupúsculos de índoles variadas se hayan apropiado del eslogan " Otro...es posible" es ya una clara muestra de la falta de imaginación y buen gusto que padecemos.

Y por si este ataque de sosería colectiva no fuera suficiente, ahora la supuesta casta cultural española sale por peteneras. Pero, vamos a ver, amigos y amigas demócratas: ¿en una democracia no tendrían que estar todas las tendencias ideológicas representadas? Y eso significa que pequeños partidos verdes, nazis, cristianos, budistas, hinduistas, terroristas, marcianos o cavernícolas también tienen derecho a presentarse a las elecciones. Sin embargo el término "democracia" transmuta en lo conveniente, así como las palabras "arte" o "cultura" se transforman en cifras.

Yo, lamento decepcionarles, no soy demócrata, con lo que me permito el lujo de observarles a ustedes como un fenómeno surgido del oportunismo, la ignorancia, el conformismo, la ingenuidad y la avaricia de nuestra sociedad. Y mediante un sano ejercicio de escepticismo, no sin esfuerzo, me evito las decepciones que esto pueda causarme.

El eslabón perdido entre la cultura y la democracia se ha erigido grasiento y gambino en la figura de Joaquín Sabina, esa especie de palomo urbano que hace lo que puede con las notas y las letras y que sin embargo vende discos y libros como si de churros domingueros se tratara. Él y sus ilustres amistades, paradigmas de la actualidad y el progreso, intelectos privilegiados después de varias rayas de cocaína, paladines de las superventas y el genocidio del arte, son, queridos y queridas lectoras, el ejemplo patente de que la izquierda y la derecha son el mismo fascismo.

El consejito de belleza de hoy: vaya a votar, si así piensa que está participando de las decisiones que van a hacer que tenga una vivienda, un empleo y unas vacaciones merecidas. Pero le ruego tenga en cuenta la cantidad de mentiras a las que está dando su voto. Yo por mi parte me conservo estupenda en mi antidemocracia activa.