corner
a
 



 

 

 

 
Antena 3: ˇNo hacer prisioneros! ( y 2)

 

Untitled Document

Antena 3 de Televisión empezó sus emisiones durante la Navidad de 1989. Fue la primera de las tres televisiones con licencia en emitir ( Telecinco lo haría en primavera de 1990 y Canal + no empezaría hasta otoño, excediendo los plazos previstos, y ¡sorpresa!... en codificado.) y a la vista de los resultados, probablemente debieran haber dedicado más tiempo a definir el modelo de televisión que querían ofrecer.

Y es que Antena 3 de Televisión revivió el viejo tópico de la televisión como radio en colores. Básicamente se limitaron a extrapolar al medio televisivo la oferta de Antena 3 Radio. Así los locutores estrellas de la emisora pasaron a hacer doblete como presentadores de los principales espacios: Luis Herrero se hizo cargo del Informativo de las 15:00 h, por donde desfilaban Antonio Herrero o Federico Jimenez Losantos; José María García presentaba la sección de deportes; Carlos Pumares se encargó por un breve periodo de acompañar con sus plúmbeos comentarios una serie de infames películas en un espacio de nombre equívoco, Polvo de Estrellas ( el Cine X en televisión tuvo que esperar a las noches codificadas de los viernes en Canal + )...

En los Telediarios nocturnos, ( que pronto pasarían a denominarse "de madrugada", por la misma razón que un "late show" en España empieza a las 24:00 PM y termina a las 02:00 AM) brillaba con luz propia José María Carrascal, que elaboró un interesantísimo experimento de metalenguaje televisivo fundiendo las noticias con el sermón dominical, los cursos de inglés por correspondencia y la terapia de shock para catatónicos mediante los estridentes colores de sus corbatas ( recurso luego explotado por los creadores de Pokemon ).

De Carrascal ( "¡Carrascal!¡Carrascal! ¡Que bonita serenataaa...") personalmente aprendí la futilidad de intentar aprender a hablar el idioma alemán. Y si no, ¿alguien ha aprendido ya como se pronuncia el Frankfurter Allgemeine Zeitung? Mejor dejémoslo.

El resto de la programación se regía por un criterio absoluto: ¡Cuánto más barato mejor!

Las series que emitía eran auténticas antiguallas, las sobras del catálogo de las distribuidoras, aunque por eso mismo, muchas haría las delicias de los gourmets de la serie B catódica: Espacio 1999; los Thunderbirds; los Vengadores (Emma Peel embutida en cuero negro y el señor Steed con su paraguas y su bombín. ¡Reposición ya! ); y una de un escritor funky que practicaba artes marciales y hacía de detective en los ratos libres ( una especie de Jessica Fletcher con bigote y patillas, vestida como un chulo de Harlem y acompañada de la música de Shaft ), por supuesto en riguroso doblaje portorriqueño...

En los pocos campos en los que Antena 3 se atrevió a innovar fue donde consiguió sus mejores resultados.

Farmacia de Guardia, dirigida por Antonio Molero, responsable de la inolvidable Verano Azul, fue la precursora de una auténtica oleada de series de producción propia que alcanzó a todas las cadenas y renovó los cánones de la ficción televisiva española.

Nieves Herrero, ex-chica Hermida y uno de los fichajes estrellas de la cadena fue asimismo la responsable de la introducción en España de un nuevo formato televisivo con su particular seguimiento de la desaparición y posterior hallazgo de los cadáveres de las Niñas de Alcasser. La entrevista en directo a los desdichados padres alcanzó las más profundas simas del oportunismo en la enloquecida carrera del "todo por la audiencia". Por desgracia el reality show ya nunca nos abandonaría.

Mención aparte merecerían las sanguinolentas retransmisiones de operaciones quirúrgicas reales del Doctor Bartolomé Beltrán, quien convirtió En Buenas Manos en un engendro a medio camino del Gore y el Snuff.

En definitiva, tras tanto dar la lata para conseguir una televisión privada, cuando la tuvieron no supieron sacarle partido. La aparición de Tele 5, con sus Mamachicho, sus galas descerebradas, su ausencia de informativos y fenómenos como el de la serie de dibujos animados Campeones, supondría un duro golpe para la que había sido la primera televisión privada en España, que durante los dos años siguientes habría de conformarse con audiencias entorno al 12-14%.

Sin embargo, la competencia no mataría a Antena 3 Televisión, sino un extraño pacto a tres bandas entre Jesús Polanco, el Conde de Godó y Mario Conde.