corner
a
 



 

 

 

 
Pensamientos inútiles

 

Pórtico Luna

¿No hay momentos, a cualquier hora del día o de la noche, en el que un alud de pensamientos inútiles invaden su cabeza sin poder evitarlo?

Por ejemplo, la otra tarde, se me antojó pensar que Sócrates no fue más que una invención de Platón, y luego que la Biblia es poco menos que una novela de aventuras como las del rey Arturo que algunas personas han creído a pies juntillas. Y esta serie de lógicas sin fundamento, me llevaron a imaginar un mundo futuro en el que, tras una hecatombe funesta, la humanidad ha logrado sobrevivir a duras penas y el único vestigio que queda de los tiempos pasados es la trilogía fílmica de La guerra de las galaxias ( el capitulo uno no resistió).

Aquellas buenas gentes del mañana se tomarían la filosofía de estas películas muy en serio, tanto que los Ewoks serían las ninfas de una nueva mitología en la que Luke sería el nuevo Jesús Skywalker.

La gente construiría templos en su honor, esculpiendo espadas láser y estatuas del héroe atrapando a un Satanás de capa negra y casco ovoide. También habría quienes rindiesen culto a Leia, Solo y Chewaka, como si de una santísima trinidad se tratara, viajando en nave espacial.

Pero con el tiempo, como siempre, surgirían divisiones y luchas entre quienes encontraran diferencias en las interpretaciones sobre la fuerza y la estrella de la muerte. Alguien más listo y usurero, crearía una gran empresa en el nombre de Jesús Skywalker y vendería filosofía barata a un precio muy caro, en una mezcla de esperanza y merchandising.

Pero con el tiempo, esos dioses y semi-dioses como Yoda o el tirano Java, acabarían pasando de moda porque alguien habría descubierto una vieja caja de famóbil y habría levantado nuevos templos dedicados a esos pequeños dioses de plástico que hicieron al ser humano a su imagen y semejanza en tiempos remotos.

Afortunadamente, la mayor parte de este tipo de pensamientos se van como vinieron, ligeros y rápidos.

El consejito de belleza de hoy : no haga demasiado caso de sus pensamientos inútiles, no vayan a derivar en un libro o algo parecido, o lo que es peor, en una columna para Pórtico Luna.

 

Sandra Miralles