corner
a
 



 

 

 

 
Parásitos

 

Pórtico Luna

En griego antiguo la palabra parásitos significa "el que come en la mesa de otros". En la naturaleza estas criaturas se auto invitan al almuerzo para alimentarse de sus huéspedes, chupándoles la sangre, absorbiendo sus nutrientes o devorando sus órganos internos.

Los parásitos no solo existen en la naturaleza, nuestra sociedad está llena de ellos, sus sistemas de alimentación y sus técnicas son muy diversas. Hoy nos centraremos en las Empresas de Trabajo Temporal.
Antes de la aparición de estas empresas, cuando alguien quería encontrar un trabajo tenía varias posibilidades:

  • Podía apuntarse en oficina de empleo. Esto no solía dar mucho resultado pero, gratis y oficial, te permitía demostrar que estabas en paro en caso de necesidad.
  • Otra cosa muy común era comprar La Vanguardia, normalmente los domingos que había más anuncios de demandas de trabajo, y luego a patear calles.
  • También estaba la técnica enchufe, o el puro y duro puerta a puerta.

En 1.994, al aprobarse la ley 14/1994, se da marco legal a las Empresas de Trabajo Temporal, conocidas comúnmente como ETT. Las ETT parecen creadas para una necesidad muy concreta, proporcionar a las empresas personal cualificado cuando tiene una necesidad puntual (bajas por enfermedad, aumentos de trabajo imprevistos, campañas especiales). Cualquiera con dos dedos de frente, conociendo a los empresarios de este bendito país, se tendría que haber dado cuenta de que esto no podía salir bien. Las ETT se convierten de inmediato en un parásito que se alimenta del trabajo de otras personas, pero además establece un círculo vicioso en el mundo laboral que le ayuda a perpetuarse.

Para empezar produce una modificación en lo que es el salario de los trabajadores. Evidentemente una empresa que contrata los servicios de un trabajador mediante un ETT paga una cantidad de la cual la ETT se queda una parte importante. Para que esto salga a cuenta, los trabajadores deben cobrar los salarios lo más bajos posible, así se va estableciendo la norma de que un trabajador de ETT cobra lo mínimo legal establecido para la categoría que desempeña, y si dicha categoría no existe se limitan a pagarle el salario mínimo interprofesional.

En cuanto al tema de "mano de obra cualificada" esto queda pronto olvidado. Las ETT se limitan a engrosar sus bases de datos con los trabajadores que se apuntan a ellas, sin importar conocimientos, y en raras ocasiones se recicla y forma trabajadores (esto se ha regulado en leyes posteriores pero sigue sin hacerse mucho caso). Cuando una empresa solicita un trabajador, la ETT se limita a ir mandando gente de su base de datos hasta que la empresa dice basta.

Pero la cosa no queda aquí, las empresas que hasta entonces se veían obligadas a mantener una plantilla, ya fuera con contratos temporales o indefinidos, tenían ahora en las manos una herramienta maravillosa. Al no establecerse ningún tope legal sobre esta contratación una empresa podía formar el grueso de su plantilla con trabajadores de ETT. Esto puede parecer una tontería, ya que a simple vista una empresa paga más por un trabajador de ETT que por uno de su plantilla. Pero solo a simple vista. Un trabajador de ETT no tiene antigüedad, no cobra primas especiales, no se le paga la seguridad social. Si se pone de baja se pide otro, si da problemas se le dice a la ETT que no lo vuelva a mandar, si no te gusta su cara simplemente le dices que no vuelva. Y otra cosa importante, no cuenta como trabajador de una empresa, con lo cual una empresa sigue contando que tiene 49 trabajadores aunque en realidad dentro trabajan 200. Es, en resumidas cuentas, un tipo de despido libre legal.

Hoy en día las ETT se han afianzado con fuerza en su estrato. Algunas leyes les han complicado un poco las cosas, pero nada que no se pueda manipular con un poco de habilidad. Pero lo más triste es que la sociedad en general le sigue el juego. Una persona en paro lo primero que hace es apuntarse en dos o tres ETT. Las empresas se nutren de ellas para buscar trabajadores. Se puede seguir buscando anuncios en los periódicos, el problema es que ahora casi todos los ponen ETT. Las oficinas de empleo del estado se han convertido en el lugar donde se va a cobrar el paro, no ha encontrar trabajo. Los sindicatos claman a diario contra las numerosas irregularidades que se producen en las ETT, pero lo hacen bajito, al fin y al cabo a ellos también les colaron el gol de crearlas.

Mientras tanto ellas van engordado poco a poco, preparándose tras las últimas modificaciones a su ley para poder volver a recuperar lo perdido (que no fue mucho, la verdad).

En mis consejos de hoy quizás debería deciros que escapéis de las ETT, pero como está hoy el mercado eso no es muy recomendable. Pero si os voy a explicar como disfrutar lo más posible con ellas:

  • Lo primero que necesitas es formarte, busca una especialidad y si no puedes aprende todo lo que puedas de todo, lo que más se busca hoy en día es gente polifacética en su trabajo.
  • Apúntate en varias ETT, busca las mas grandes y ya puestos que estén cerca de tu casa, para no tener que cansarte mucho.
  • No solo las empresas pueden seleccionar a los trabajadores de ETT que les interesan, tu también. Si una empresa donde estas trabajando no te interesa simplemente vete. Lo único que te puede pasar es que después de hacerlo dos o tres veces esa ETT deje de llamarte; no importa, hay más.
  • Si ves un trabajo en una empresa que te gusta hazte imprescindible, luego negocia el que se te pase a la plantilla de la empresa.
  • Finalmente, las ETT, y las empresas usuarias, cometen muchísimas ilegalidades; siempre que tengas la posibilidad de ganar algo denuncia. Con esto no ganarás un puesto de trabajo, pero posiblemente si que ganarás algo de dinerillo extra en indemnizaciones.

Hasta que algún gobierno español (y lo llevamos claro) cree o modifique la ley para que estas empresas desaparezcan o dejen de ser parásitos, tendremos que vivir con ellas, pero nadie ha dicho que no intentemos aprovecharnos.

 

KUNTA KINTE