corner
a
 



 

 

 

 
Poder

 

Pórtico Luna

"El poder corrompe, el poder absoluto corrompe absolutamente"
(Profesor Xavier — X-Men)

"Un gran poder conlleva una gran responsabilidad"
(Peter Parker — Spiderman)

El poder es algo que nos rodea en todo momento, pero como el aire cuesta mucho de ver. Cuando pensamos en el poder, pensamos en los grandes lideres de naciones, de iglesias, de organizaciones ilegales. Me temo que la cosa es mucho más complicada. Para mi, el poder es algo que te permite hacer que otras personas cumplan tus deseos. Los medios que se usen para conseguir esta meta pueden ser muy dispares, y pueden ir desde la amabilidad a la violencia.

Según esto que acabo de decir ya se podrá ver que el poder esta en muchos más sitios de los que hemos comentado al principio. Algunos vienen a la cabeza con rapidez: la familia, el trabajo, la política, la riqueza. Pero hurgad, hurgad más, yo he podido ver discusiones que casi llegan a la sangre por la presidencia de una comunidad de vecinos o de una federación deportiva de un numero ridículo de afiliados.

Y es que el poder es embriagador, o eso dicen los que lo han probado. Hay quien piensa que es por los añadidos que te da, el dinero, la buena vida, etc. Pero claro esto no cuadraría con algunos de los supuestos que os he mencionado. Por eso yo soy del parecer que hay gente que solo busca eso, el poder, sin más, sea para mandar a una persona a un millón.

Volvamos a las maneras que tienen estos ansiosos de poder de conseguir sus deseos. Entre las maneras que podríamos llamar más civilizadas esta el carisma. Para ello es necesario sobre todo muchísima labia, consiste en convencer con razonamientos a los demás de que somos nosotros los que tenemos razón, y que solo haciendo las cosas como nosotros decimos funcionarán.

Hay una versión del sistema anterior que es más perversa, consiste en desprestigiar a cualquiera que intente oponerse a las ideas que presentamos, de este modo nuestra ideas quedan protegidas. Quede claro que un persona con poder que utilice el sistema que he comentado primero puede hacerlo con la mejor intención y en el convencimiento real de que es su solución la buena, pero los que empiezan a pervertir esto con temas como este del desprestigio empiezan a incurrir en la dictadura del poder, en el "yo tengo razón porque la tengo).

En el extremo contrario esta la imposición del poder por el uso de la violencia. Este campo es muy amplio, va desde el ejército a las fuerzas de orden público o al simple guardaespaldas de discoteca. Un arma, el respaldo de un grupo o una fuerza superior hace que el poder fluya con facilidad. Seamos claros, si alguien viene y te dice "vete de aquí o te doy dos hostias", lo normal es reírte en su cara o dárselas tu (según la racionalidad que tengamos normalmente en nuestras reacciones). Ahora, si el que te lo dice es un individuo de dos metros por dos metros, o con cinco amigos detrás suyo, o te ha puesto una pistola en la boca mientras nos lo dice, posiblemente mostraremos poca resistencia y cumpliremos la orden.

Entre estas dos posibilidades hay muchas, muchísimas maneras de usar el poder, pero todas tienen un mismo fin. ¿Y el poder compensa? Los poderosos dicen que no, que da muchos dolores de cabeza y sufrimiento, incluso peligro para la integridad física en algunas ocasiones. Yo creo que eso es cierto, pero seguro que compensa, porque sino compensa ¿Qué coño hacen ellos allí? Y no están solos, porque lo que si se puede asegurar es que detrás de alguien con poder siempre hay alguien con un cuchillo dispuesto a clavárselo en la espalda para quedarse con su sitio.

¿Y podemos protegernos contra el poder? Claro, lo primero que necesitamos es una mente clara, para poder distinguir las sutiles manipulaciones (para las no tan sutiles no hace falta mucho, se ven venir enseguida). Después solo tenemos que elegir como protegernos, las dos maneras más eficaces son pasar desapercibido o luchar.

Pasar desapercibido es arte de hacerse invisible a los ojos de los poderosos, de tal modo que no les pase por la mente el pensamiento de usarnos para ejercer su poder. No lo harán porque creerá que no merece la pena. Este método incluye en que, en algunas ocasiones, no nos quedará más remedio que tragar con alguna de sus ordenes, porque de lo contrario llamaríamos la atención.

El otro sistema, la lucha, es tan amplio como los métodos de poder en si mismos, y usa sus mismas armas, algunas veces por responder a como se siente uno tratado, y otra simplemente como prevención a lo que pensamos puede venir. Esto entraña un peligro, y es que tal sea nuestro éxito, que nos terminemos convirtiendo en aquello contra lo que luchamos, y terminemos convencidos de que somos los poseedores de la verdad absoluta. ¿Pensáis que no, que estáis a salvo de esto? Muchos han pensado lo mismo y luego se han aferrado a su poder y no salían ni con agua caliente.

No voy a entrar en valorar cual de los dos sistemas es el bueno, eso es algo muy personal, cada uno debe llegar al que le conviene por reflexión personal. Solo un consejo, cuidado, la línea es tan sutil que cuando nos demos cuenta podemos estar ya un kilómetro dentro del poder.

Kunta Kinte